Japón - Corea del Sur

Tensión entre Corea del Sur y Japón por un mapa en los Juegos Olímpicos de Tokio

Destructor surcoreano Aegis "Rey Sejong el Grande" durante un ejercicio militar cerca de las islas Dokdo en coreano, Takeshima en japonés, el 25 de agosto de 2019.
Destructor surcoreano Aegis "Rey Sejong el Grande" durante un ejercicio militar cerca de las islas Dokdo en coreano, Takeshima en japonés, el 25 de agosto de 2019. AP

Una representación de las islas Dokdo-Takeshima como japonesas reaviva las diferencias entre Seúl y Tokio. Los territorios, situados en el Mar del Este entre los dos países aparecen como japoneses, cuando en realidad están controlados por Corea del Sur.

Anuncios

Con nuestro corresponsal en Seúl, Nicolas Rocca

Dokdo para Corea, Takeshima para Japón y Rocas de Liancourt para el resto del mundo. Este conjunto de islas volcánicas, pobladas por sólo dos residentes civiles y una treintena de funcionarios, divide a los dos países desde los años 50 y la independencia de Corea del Sur. Esta vez fue el mapa de la llama olímpica el que reavivó las desavenencias entre dos vecinos cuyas relaciones distan mucho de ser perfectas.

Más allá del simbolismo histórico para una Corea que ha sido durante mucho tiempo una colonia japonesa, estos pequeños trozos de roca casi inhabitables ofrecen al país que los posee recursos pesqueros y la posibilidad de ampliar su Zona Económica Exclusiva (ZEE). También se especula con que contienen depósitos de gas natural.

Reciprocidad exigida por Seúl

Corea del Sur había acordado eliminar las islas de la bandera de la Corea unificada durante los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 en Pyeongchang. Seúl ha pedido repetidamente a Japón un gesto recíproco. En vano.

Las tensiones no parecen dispuestas a remitir. El martes, un diplomático japonés fue convocado al Ministerio de Asuntos Exteriores en Seúl y tres estudiantes surcoreanos quemaron una bandera imperial japonesa frente a la embajada de Japón.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas