Japón

Juegos Olímpicos a puertas cerradas: un impacto limitado para la economía japonesa

Un hombre contempla una vista de Tokio presidida por el estadio Nacional, epicentro de los próximos Juegos Olímpicos, el 21 de junio de 2021 en la capital japonesa
Un hombre contempla una vista de Tokio presidida por el estadio Nacional, epicentro de los próximos Juegos Olímpicos, el 21 de junio de 2021 en la capital japonesa Kazuhiro Nogi AFP

Aunque suene dramático, la decisión de los organizadores de renunciar a los espectadores en casi todas las sedes de los Juegos Olímpicos de Tokio a causa de Covid-19 no afectará a la economía del país, según los analistas.

Anuncios

"Por supuesto que tiene un impacto negativo, ya que significa que menos gente vendrá a Tokio a gastar dinero. Pero, ¿es realmente sustancial? Obviamente, no", explica Masamichi Adachi, economista de UBS.

Desde el inicio de la pandemia y el aplazamiento de los Juegos el año pasado, quedó claro que las expectativas anteriores sobre el impacto económico del evento en Japón eran en general "exageradas", recordó.

"El nivel de actividad económica ya es bajo" en Japón en la actualidad, continuó Adachi, debido a la continua crisis sanitaria y a las restricciones al consumo. Pero espera un fuerte repunte en la segunda mitad del año, gracias a la constante mejora de la tasa de vacunación del país.

El estado de emergencia, una medida gubernamental que restringe principalmente los bares y restaurantes, se reintroducirá en Tokio desde el lunes hasta el 22 de agosto, abarcando la duración de los Juegos Olímpicos (del 23 de julio al 8 de agosto).

Fue el efecto psicológico del regreso del estado de emergencia, y no el carácter cerrado de los Juegos Olímpicos, lo que pesó en la bolsa de Tokio el viernes. El principal índice Nikkei cayó un 2,9% en la última semana.

Una ausencia anticipada

 La casi ausencia de espectadores en los Juegos Olímpicos "había sido anticipada en gran medida por el mercado, pero (aún) fue una noticia negativa, especialmente para los socios corporativos", dijo a la Shinichi Yamamoto, de Okasan Securities.

Algunos patrocinadores locales, que han inyectado un total de 3.300 millones de dólares en los Juegos Olímpicos de Tokio, apostaban por la presencia de espectadores, como la cervecera Asahi, cuyas acciones perdieron un 2% el viernes, y el fabricante de equipamiento Asics, cuyas acciones cayeron casi un 2%.

Sin embargo, el impacto debería ser mínimo para los principales socios del Comité Olímpico Internacional (COI), que están comprometidos con varias Olimpiadas y realizan la mayor parte de sus ventas en el extranjero, como el gigante del automóvil Toyota.

Las infraestructuras olímpicas construidas para el evento pueden ser demasiado grandes para el mismo, pero deben volver a utilizarse después, y estas megaconstrucciones han apoyado el crecimiento de Japón en los últimos años.

En la última versión del presupuesto de los Juegos Olímpicos de Tokio, entregada a finales de 2020 (13.000 millones de euros), los organizadores contaban con 800 millones de dólares (676 millones de euros al cambio actual) en ingresos por entradas.

Pero esa previsión ya había quedado obsoleta en marzo de este año, cuando se excluyeron los espectadores del extranjero.

   El portavoz del gobierno japonés, Katsunobu Kato, dijo el viernes que se esperaba que la ciudad de Tokio cubriera al comité organizador de los Juegos en caso de pérdidas.

Tokio tiene recursos de sobra: sólo la capital de la tercera economía del mundo representa el 19% del producto interior bruto nacional. Y el PIB nominal de Tokio en 2019 fue superior al de los Países Bajos.

Con AFP

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas