China

China rechaza acusaciones de ciberataque contra Microsoft

Un hombre sostiene una computadora al mismo tiempo que se proyecta un código digital sobre él. Imagen de ilustración.
Un hombre sostiene una computadora al mismo tiempo que se proyecta un código digital sobre él. Imagen de ilustración. REUTERS/Kacper Pempel/Illustration

China rechazó las acusaciones realizadas por la OTAN que responsabilizaban a este país de estar detrás de recientes ciberataques, entre ellos el del pasado marzo contra Microsoft.

Anuncios

Con la corresponsal en Pekín, Nerea Hernández

Pekín subrayó tras las acusaciones, que quien pretende defender la hegemonía no es China, sino Estados Unidos, que reúne aliados para abrir otro flanco de ataque contra China.

El protavoz del Ministerio de Exteriores, Zhao Lijian, insiste en que, de nuevo, las acusaciones son irrazonables y solo buscan difamar y reprimir políticamente. Además indicó que la acusación estadounidense "está fabricada por completo y presenta los hechos al revés".

El protavoz alegó que la naturaleza virtual del ciberespacio, la hace difícil de rastrear y, además, pueden aparecer diversos actores, por lo tanto, instó a las partes implicadas, tanto la OTAN, como a EE.UU. o Noruega, a presentar evidencias completas y suficientes.

Las autoridades chinas no dan más explicaciones al respecto, pero Pekín contraataca: "Estados Unidos es la mayor fuente de ciberataques del mundo", dice. Pekín presenta diferentes informes de agencias de ciberseguridad en China que sitúan a Estados Unidos y algunos de sus aliados entre los tres primeros en términos de control cibernético, además de responsabilizar a EE.UU. de escuchas telefónicas ilegales.

El ambiente parece caldearse tras estas acusaciones que se suman a diferentes denuncias presentadas desde la parte estadounidense en las últimas semanas.

Por su parte, la embajada de China en Wellington arremetió específicamente contra Nueva Zelanda tildando el acto de "calumnia malintencionada".

En paralelo, la legación de Pekín en Australia acusó a Canberra de "repetir como un loro" la retórica de Estados Unidos.

Según el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, el ataque de marzo, que comprometió a decenas de miles de servidores de correo electrónico de Microsoft Exchange en todo el mundo, es parte de un "patrón de comportamiento irresponsable, disruptivo y desestabilizador en el ciberespacio" de China.

"El gobierno chino, al igual que el gobierno ruso, no está haciendo esto (los ciberataques) por sí mismo, sino que está protegiendo a quienes lo están haciendo, y tal vez incluso dando lugar a que puedan hacerlo", aseguró Biden a periodistas en la Casa Blanca.

El ciberataque contra Microsoft

Este ciberataque que aprovechó fallas en el servicio Microsoft Exchange, afectó al menos a 30.000 organizaciones estadounidenses, incluidos gobiernos locales, así como a entidades de todo el mundo.

El gigante de la tecnología ya había acusado a un grupo de hackers ligados a Pekín llamado "Hafnium".

Un alto funcionario de la administración Biden que prefirió mantener el anonimato habló de intentos de extorsión y "demandas de rescate de millones de dólares" dirigidas a empresas privadas por piratas informáticos chinos.

 

Con AFP

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas