China

China: ¿Arrastrará el gigante inmobiliario Evergrande a toda la economía china?

La sede de las oficinas del gigante inmobiliario chino Evergrande en el centro de Hong Kong, en una imagen del 6 de agosto de 2021
La sede de las oficinas del gigante inmobiliario chino Evergrande en el centro de Hong Kong, en una imagen del 6 de agosto de 2021 ISAAC LAWRENCE AFP/Archivos

La segunda mayor empresa inmobiliaria de China, el conglomerado Evergrande, está al borde de la quiebra. Los pequeños inversores protestaron frente a la sede de la empresa el martes 14 de septiembre. ¿Hasta dónde llegará esta debacle financiera?

Anuncios

Por Dominique Baillard

Dado el tamaño de la empresa, con 200.000 empleados, y el peso de su deuda - 260.000 millones de euros - cientos de miles de personas en China temen por su futuro. Entre los pequeños accionistas que se manifestaron el martes hay una importante proporción de empleados de la empresa. Temen perder todos sus ahorros en las turbulencias económicas.

Los hogares chinos que esperan la entrega de una casa o un piso de Evergrande que ya han pagado, como exige la legislación china, también están en alerta. Lo mismo ocurre con los constructores que llevan varios meses sin cobrar. La construcción de 1,4 millones de viviendas se ha paralizado por la insolvencia del grupo. El promotor comenzó hace 25 años a construir viviendas para la clase media china. También se ha diversificado en los sectores de la sanidad, el fútbol, la ganadería y los parques de ocio.

Mientras tanto, su fundador y líder se ha hecho multimillonario

El lunes, su equipo volvió a desmentir el rumor de quiebra. Este marte, ha cambiado el discurso. En una comunicación a la bolsa de Hong Kong, donde cotiza la empresa, se contempla un impago generalizado entre los escenarios considerados. Debido a las escasas ventas en septiembre y a sus crecientes dificultades de refinanciación, nadie quiere prestar a la promotora ahora que su calificación crediticia ha sido rebajada por la mayoría de las agencias de calificación.

La acción ha perdido el 80% de su valor desde principios de año. Y los bonos valen la mitad. Pero esta rebaja no es del todo una sorpresa. En el lenguaje de los analistas financieros, Evergrande pertenece a la categoría de los rinocerontes grises, es decir, de las grandes empresas que están visiblemente en peligro: un peligro que es mejor ignorar hasta que estalle la crisis.

Todos los que tienen deuda de Evergrande están muy preocupados, incluidos los fondos extranjeros

En los mercados emergentes, el conglomerado es uno de los mayores emisores de deuda en dólares. Muchos inversores estadounidenses están preocupados, entre ellos BlackRock. Al igual que los gestores de las grandes fortunas chinas, muy aficionados al Evergrande, se sintieron atraídos por los altos rendimientos, de hasta el 10%, que ofrecía el promotor. Los competidores y los bancos chinos también están preocupados, porque el naufragio del conglomerado está empujando a los inversores a desertar de todo lo relacionado con el sector inmobiliario.

En resumen, Evergrande supone un riesgo sistémico para la economía china. Su colapso podría ser el momento chino de Lehmann Brothers, el banco que quebró en Estados Unidos en 2008, desencadenando una crisis financiera mundial.

¿Asumirán las autoridades chinas el riesgo de dejar que una empresa tan grande se hunda?

Es difícil imaginar que permanezcan neutrales, dada la cascada de quiebras y el enojo de los ahorradores o pequeños propietarios que podría surgir de una quiebra desordenada. Pero en un momento en el que XI Jinping intenta reducir las desigualdades y frenar los excesos del capitalismo y de sus multimillonarios que se han vuelto demasiado megalómanos y poderosos, no es cuestión de apoyar a una empresa que se ha convertido en su símbolo.

Las autoridades chinas podrían imponer una reestructuración muy controlada, protegiendo los intereses de los hogares que compraron las viviendas de Evergrande y de las empresas que las construyeron. Para los inversores, sin embargo, la factura será elevada. Esto pondrá un serio freno a un sector inmobiliario sobrecalentado. En China, el precio de la vivienda nueva se ha multiplicado por seis en quince años.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas