Afganistán

Portavoz talibán Suhail Shaheen a RFI: ‘Debilitar a Afganistán no es del interés de nadie’

El negociador y portavoz talibán Suhail Shaheen.
El negociador y portavoz talibán Suhail Shaheen. © RFI/Nicolas Falez

Encuentro en Doha con el negociador y portavoz talibán Suhail Shaheen. El nuevo gobierno de Kabul lo ha nombrado embajador de Afganistán ante las Naciones Unidas, pero esta decisión no tiene efecto por la falta de reconocimiento internacional. Suhail Shaheen habla sobre el diálogo entre los talibanes y Occidente, la situación de las mujeres y las minorías y la amenaza del grupo Estado Islámico en Afganistán.

Anuncios

Por Nicolas Falez

RFI: Durante los últimos días en Qatar, usted ha participado en conversaciones con representantes estadounidenses y europeos. ¿Cuáles son los resultados de estas reuniones directas?

Suhail Shaheen: El primer progreso es que todo el mundo se ha dado cuenta de que es mejor intercambiar, resolver los problemas mediante el debate y el entendimiento. Y todo el mundo se dio cuenta de que la presión no había funcionado y seguía sin funcionar. Así que es mejor entenderse, llevar todos los problemas a la mesa de negociación para discutirlos y proponer formas de resolverlos. Por supuesto, no se pueden resolver todos los problemas en una sola reunión. Pero ambas partes acordaron continuar con estas reuniones.

Pero el reconocimiento de los nuevos dirigentes afganos no parece llegar. Ni siquiera Qatar, que acoge y facilita las conversaciones, le ofrece este reconocimiento.

El actual gobierno de Afganistán debe ser reconocido internacionalmente. Porque tenemos el control de todas nuestras fronteras, tenemos la soberanía sobre el territorio, tenemos el apoyo del pueblo de Afganistán. Estos son los principios en los que se basa el reconocimiento de un gobierno. La antigua administración de Kabul ya no tiene soberanía sobre ninguna parte del territorio, por lo que no representa a nadie.

Esperamos que se nos reconozca. Queremos intercambios con las Naciones Unidas, con otros países. Porque se acerca el duro invierno y hay muchas cuestiones que necesitan de la cooperación, como la ayuda humanitaria y otros problemas que pueden surgir y que pueden resolverse mediante el intercambio y el entendimiento.

Los nuevos dirigentes afganos son vistos con recelo, sus interlocutores parecen pedirles gestos, no sólo palabras.

Se lo hemos dicho a los representantes europeos y también a los de Estados Unidos: debilitar a Afganistán y a su actual gobierno no es del interés de nadie. Porque si hay anarquía en Afganistán, si el gobierno se debilita, les plantearán problemas de seguridad. Si no controlamos todo el país, puede que vengan otros grupos y se pongan en contra de ustedes. Serán una amenaza para ustedes.

En segundo lugar, empujará muchas oleadas de refugiados hacia los países europeos y eso tampoco les interesa. Pero si somos fuertes y somos capaces de dar trabajo a la población, entonces no verán venir a los emigrantes económicos. Y, además, ninguna otra organización podrá reclutar entre la población. 

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, ha lamentado las "promesas incumplidas" por su parte. La comunidad internacional le pide que actúe, especialmente en lo que respecta a los derechos humanos, los derechos de las mujeres, la educación, la inclusión del gobierno, la libertad de circulación. ¿Están ustedes preparados para hacer estos gestos? 

Nuestra política es que las mujeres tienen derecho a la educación y al trabajo, dentro de las normas del Islam. Lo único que hay que respetar es el hiyab [velo islámico].

Actualmente, el 70% de las escuelas de Afganistán están abiertas. En muchas provincias están funcionando, desde la primaria hasta la secundaria. Y seguirán más.

En cuanto a la inclusión, los miembros de todas las etnias de Afganistán tienen derecho a estar en el gobierno, pero no estamos de acuerdo con los países que quieren que una persona concreta de una etnia determinada esté en el gobierno. ¡Eso no es inclusividad! La inclusión significa que cualquier persona con capacidad y talento puede ocupar un puesto en el gobierno.

¿Han cambiado ustedes, los talibanes, entre su primera experiencia en el poder en la década de 1990 y hoy?

Si se trata de personas que quieren la independencia de su país, que quieren la prosperidad de su pueblo, que quieren establecer un gobierno islámico... entonces seguimos teniendo el mismo objetivo. Pero el enfoque es diferente hoy en día. Porque antes estábamos centrados en los asuntos militares, porque teníamos una guerra en casa, en Panshir [contra la resistencia del comandante Masud, nota del editor]. Esa era nuestra prioridad. Pero ahora nos centramos principalmente en proyectos económicos, en la creación de puestos de trabajo para nuestra gente, esa es la diferencia.

En las últimas semanas hemos asistido a sangrientos atentados de la rama afgana del grupo Estado Islámico. ¿Son capaces de hacer retroceder esta amenaza?

El pueblo afgano nos está ayudando a derrotar esta amenaza. Hemos erradicado o frustrado muchos intentos del grupo Estado Islámico en Afganistán. No han podido atacar instalaciones militares, pero sí objetivos fáciles como mezquitas y reuniones. Aparte de eso, no están en condiciones de enfrentarse a nosotros militarmente.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas