Saltar al contenido principal
CIENCIA/SOCIEDAD

El último viaje de Neil Armstrong

.
. REUTERS/NASA
Texto por: RFI
2 min

El homenaje es planetario, a la altura de su epopeya espacial. El primer hombre en pisar la Luna falleció en su casa de Cincinnati, en Ohio, como consecuencia de complicaciones cardiacas tras haber sido operado a principios de mes. Neil Armstrong, rostro inolvidable tras su casco de astronauta, tenía 82 años.

Anuncios

Neil Armstrong ha sido “un héroe americano pese a su voluntad. Solo hizo su trabajo”. Lo dijo esta mañana su familia, informando de su desaparición. La leyenda espacial era también un hombre discreto y modesto. Un 20 de julio de 1969 hizo posible lo que hasta entonces era un sueño, aquel “pequeño paso para el hombre y gran salto para la humanidad”, una epopeya que pudieron seguir en directo millones de terráqueos.

El presidente estadounidense Barack Obama ha dado la clave de la popularidad del astronauta. “Mostró al mundo que se puede hacer posible lo inimaginable… Con ese pequeño paso regaló a la humanidad una imagen que jamás será olvidada”, afirma la Casa Blanca en un comunicado.

Desde muy joven, Neil Armstrong estuvo fascinado por la aviación. En 1955 se convirtió en piloto de pruebas y en 1962 se sumó al programa de la Nasa. La misión lunar fue su último vuelo en el espacio. Luego se convirtió en profesor de aeronáutica. En 2010 rompió su silencio público para criticar el que el gobierno estadounidense renunciara a enviar hombres a la Luna. Ayer su familia, dando parte del fallecimiento de Armstrong, sugirió a modo de homenaje que “la próxima vez que caminen en una noche clara y vean la luna, sonríanse, piensen que Neil Armstrong les hace un guiño”.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.