Ciencia

Atrapar un cometa para comprender el origen del mundo

Rosetta.
Rosetta. (c) ESA

Después de viajar durante 10 años por el espacio, este miércoles la sonda Rosetta lanzó a Philae, el pequeño robot sobre el cometa Churyumov-Guerasimenko. La experiencia piloteada por la Agencia Espacial Europea tiene por objetivo ver cómo era el mundo hace más de 4.000 millones de años y, quizás, comprender el origen de la vida en la Tierra.

Anuncios

Apuntar hacia un pedazo de piedra y hielo viajando a 135.000 kilómetros por hora a 650 millones de kilómetros de la Tierra no era una tarea fácil, y sin embargo la Agencia Espacial Europea (ESA) lo ha conseguido. Ahora falta lo más difícil: colocar un pequeño robot encima. El objetivo: comprender mejor la formación de nuestro sistema solar y, quizás, descubrir indicios sobre la aparición de la vida en la Tierra. En otras palabras, se trata de remontar el tiempo, más de 4.000 millones de años en el pasado, gracias a un cometa.

El blanco de Rosetta y de su robot Philae es el cometa 67P/Churyumov-Guerasimenko. Para comprender el interés científico de la experiencia, es necesario viajar en el tiempo. Hace 4.600 millones de años, el sol, la Tierra y otros planetas de nuestro sistema solar aún existían. Entonces, sólo había una gran nube de gas, hecha de hidrógeno, helio, hielo y de silicatos. Dicho de otro modo, una nebulosa protosolar.

Esa nube era tan vasta y densa que se derrumbó bajo su propio peso, lo que provocó un aumento de la temperatura y llevó a que en su centro se creara una estrella: nuestro sol. Alrededor, los elementos más pesados se juntaron para dar origen a los planetas rocosos: Mercurio, Venus, la Tierra y Marte. Más lejos, los elementos más livianos se aglomerarían para generar los planetas gaseosos: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Todavía más lejos, pequeños cuerpos, hecho de polvo y hielo comenzaron a formarse. Esto ocurrió muy lejos del sol, en dos inmensas regiones: el Cinturón de Kuiper, comprendido entre a 4,5 millones y 15 millones de kilómetros del sol, y la Nube de Oort, que se extiende de 1.500 millones a 10.000.000 millones de kilómetros (un año luz) de nuestra estrella.

Es de ahí, de entre estos dos cinturones gigantes que rodean el sistema solar, que vienen los cometas. Se trata de pequeños cuerpos celestes que giran alrededor de nuestra estrella siguiendo una trayectoria muy elíptica: parten de muy lejos, se acercan al sol hasta -a veces hasta rozarlo-, y regresan a las profundidades del espacio. Durante su periplo hacia las estrellas, los cometas se calientan y una parte de su hielo se derrite, creando la cola que los caracteriza.

¿Qué información tienen los cometas?

Como explicamos, los cometas son contemporáneos del sistema solar. Otra de las ventajas es que se mantienen a bajas temperaturas, muy lejos del sol (las temperaturas en el espacio profundo son de -270°C). Es decir que no han cambiado desde su formación. Por eso, si un testigo de estos tiempos inmemoriales pasa a saludarnos cada tanto, sería un lástima perder la oportunidad de hacerle algunas preguntas sobre el origen de nuestro sistema solar. Éste es poco conocido, más allá de los grandes lineamientos, y las teorías actuales son permanentemente cuestionadas a partir del descubrimiento de nuevos sistemas solares de exoplanetas con características muy diferentes -masa, distancia hasta la estrella- de lo previsto.

Los cometas también podrían haber tenido un papel en la aparición del agua en la Tierra, así también como de la vida. Se sabe, gracias a misiones anteriores, que llevan mucha agua en forma de hielo. Los científicos suponen que en los primeros cientos de millones de años del sistema solar, muchos cometas atraídos por la nueva estrella se estrellaron en el camino, incluyendo a la Tierra, dejando el agua que contenían. Esta tesis ha sido confirmada si se observan los cráteres de la luna. Vemos que todos han aparecido hace 3.800 millones de años. En la superficie de la Tierra, los impactos de estos bombardeos han casi todos desaparecido con la erosión. Pero el agua de los cometas podría haber llenado los océanos.

Los cometas no sólo habrían traído agua. Es una de las enseñanzas dejadas por una hermana de Rosetta, la sonda Giotto: los cometas también llevan moléculas complejas, como aminoácidos, que se encuentran en las proteínas utilizadas por los seres vivos. ¿Los “ladrillos de vida” de la Tierra vienen del espacio? Esta hipótesis tiene el mérito de explicar por qué la vida aparició tan rápidamente sólo 100 millones de años -muy poco en la escala temporal- luego del bombardeo que sufrió la Tierra.

Examinar a 67P/Churymov-Gerasimenko va a permitir entonces dar respuesta a las preguntas sobre este tema y quizás a otra pregunta que se hacen los biólogos. Estos aminoácidos tienen una forma piramidal, y tienen un sentido, como el de una persona y su reflejo en un espejo. En lenguaje científico, se trata de moléculas quirales. Y en la Tierra, el ser vivo utiliza sólo una de estas dos formas, la del aminoácido que está orientado hacia la izquierda. En ese caso, se habla de homoquiralidad levógira. Sin embargo, las experiencias en laboratorio para sintetizar los aminoácidos en condiciones cercanas a las de la juventud de la Tierra, las dos formas aparecen con una misma cantidad. ¿Por qué la vida ha favorecido entonces la forma levógira?
Investigadores han estudiado un meteorito caído en 1969 en Australia. Su análisis mostró que no tenía los dos tipos de moléculas en una misma cantidad, sino que una de ellas era más abundante que la otra en un 15%. Si el análisis del cometa 67P/Churymov-Gerasimenko por Rosetta y su robot Philae muestra lo mismo, podría explicar por qué la vida en la Tierra sólo conoce una de las dos formas.

Cómo seguir la experiencia en directo

La agencia espacial europea ya ha divulgado una gran cantidad de documentos sobre esta misión, que costó 1.300 millones de euros. Desde internet, se puede seguir la experiencia desde el sitio web de la misión. También en Twitter -tienen una cuenta (@esa, @ESA_Rosetta et @Philae2014)- y Facebook. Por último, existe el canal YouTube de la ESA.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas