Saltar al contenido principal
Salud y bienestar

Las cabinas de bronceado, ¿un riesgo para la salud?

Audio 14:42
Según el Instituto de Vigilancia Sanitaria de Francia, 350 casos de melanoma y 76 muertes  podrían atribuirse cada año a las cabinas de bronceado.
Según el Instituto de Vigilancia Sanitaria de Francia, 350 casos de melanoma y 76 muertes podrían atribuirse cada año a las cabinas de bronceado. Getty Images/Michael Bodmann
Por: Lucile Gimberg
19 min

Con la adopción en la Asamblea Nacional, a principios de abril, del proyecto de ley de salud, presentado por la ministra Marisol Touraine, las cabinas de bronceado han vuelto al centro del debate sobre los temas de salud en Francia.

Anuncios

Las usuarias regulares de las cabinas opinan que una buena utilización de las mismas puede garantizar un mejor tono de piel e incluso permite sentirse bien. Pero, ¿a qué precio?,  responden los dermatólogos, ante el aumento de los casos de cáncer de piel.

Preparar la piel antes de irse de vacaciones a la playa, es el argumento de muchos clientes y profesionales del bronceado artificial. Pero es un error, explica la dermatóloga madrileña, Isabel Longo, una de los coordinadores de la campaña Euromelanoma,  iniciativa europea que busca informar y concientizar sobre el problema del cáncer de la piel. En efecto, exponerse de manera repetida a rayos ultravioletas artificiales aumenta el riesgo de este tipo de cáncer.

Anualmente, en Francia se detectan alrededor de 9000 casos de melanoma, el cáncer de piel más grave. De las personas afectadas, unas 1600 fallecen. Y estas cifras están aumento. De  allí que sea necesario legislar, subraya la diputada socialista y oncóloga cutánea, Michèle Delaunay.

"Sabemos hoy en día que el melanoma  - que es un tumor - está aumentando muchísimo por el exceso de exposición al sol y por el uso de las cabinas de bronceado", dijo la parlamentaria a RFI. "La frecuencia de este cáncer se duplica cada diez años. Sin embargo, este tipo de cáncer es evitable, protegiéndose del sol y tomando medidas para poner fin a la utilización repetitiva de las cabinas de bronceado, excepto cuando se trata de un uso médico (por ejemplo para tratar la sioriasis)."

Prohibición de la publicidad para las cabinas de ultravioletas

El Senado francés aún debe examinar el proyecto de ley pero, de aprobarlo, se prohibirá la publicidad para cabinas y aparatos de ultravioletas artificiales y quedará escrito en la ley la prohibición de su uso a los menores. Ya no se podrá vender ni ceder, incluso de manera gratuita, una de estas máquinas si no es para un uso profesional. La ley obligará además a los profesionales a estar bien informados sobre los riesgos para la salud de la exposición a los rayos UV.

A pocos pasos de París, en un centro de belleza y estética, el gerente nos dice que hace unos años solo proponía el servicio de solarium. Ahora ha diversificado su negocio. Asegura que informa a sus clientes acerca de las precauciones obligatorias para brocearse en las cabinas. Por ejemplo, no les permite hacer dos sesiones de radiación ultravioleta en menos de 48 horas, a pesar de la insistencia de algunos. Pero reconoce que no todos los profesionales del sector respetan dichas reglas.

Ante la insuficiencia de información, en febrero pasado, la revista de defensa de los consumidores, "60 millones de consumidores", reclamó la prohibicion total de las cabinas de ultravioletas.

Christine Neault, del centro de belleza Piel Caramelo, relativiza: " El mayor riesgo es para las personas no profesionales que compran cabinas porque no las usan correctamente o porque no les hacen revisiones tecnicas, y las usan mucho. Estas personas tienen una piel que parece de cartón, con muchas arrugas, muy dañada. Hoy son cada vez menos porque, con las leyes, la gente es más consciente del riesgo. Hay que hacer esto de manera inteligente, es como el alcohol o el tabaco, si se usa con moderación, no hay problema; en cambio si uno abusa, es cancerígeno".

Para la dermatóloga Isabel Longo, el mensaje debe ser claro: es mejor no exponerse a estos riesgos.

En Francia, se estima que funcionan unas 40.000 cabinas de bronceado, repartidas entre los 10.000 salones que proponen el servicio y las casas de particulares.

 

Entrevistados:

Christine Neault, gerente del centro de belleza "Peau Caramel" en Montrouge; otro gerente de un centro de belleza y estética en la región de parisina; Isabel Longo, dermatóloga y una de los coordinadores de "Euromelanoma", iniciativa europea que busca informar y concientizar sobre el problema del cáncer de piel; Michèle Delaunay, diputada socialista y oncóloga cutanea, a favor del proyecto de ley; Marie-Pierre y Fred, usuarios de cabinas de bronceado; parisinos.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.