Saltar al contenido principal
Mundo Ciencia

Reciclaje de aparatos eléctricos y electrónicos

Audio 12:42
terresacree.org
15 min

RFI explora el mundo del reciclaje, en este caso el de los desechos eléctricos y electrónicos, altamente contaminantes y objeto de una regulación deficiente. Según un informe de la Universidad de las Naciones Unidas, en 2014 se batieron todos los records en la producción de este tipo de desechos: más de 41 millones de toneladas se botaron en todo el mundo, en su mayoría provenientes de electrodomésticos.

Anuncios

La peligrosidad de estos aparatos es importante; por ejemplo, las lámparas fluorescentes contienen mercurio, altamente tóxico para el medioambiente y la salud humana. De ser desechados de manera salvaje, en vertederos convencionales, pueden acarrear graves consecuencias a un ecosistema. Y eso es lo que venía pasando en Europa desde el inicio de la sociedad de consumo, hasta que, hace unos diez años, la Union Europea instauró una directiva para impulsar el reciclaje de estos aparatos.

La Plataforma Europea de Reciclaje se creó justo después, fundada por grandes fabricantes de aparatos eléctricos y electrónicos. Actúa como vigilante del cumplimiento de la normativa de la UE, que deja buena parte del peso del proceso en manos de los fabricantes y distribuidores.

Dado el valor de los materiales que contienen muchos de estos aparatos, frecuentemente se crean filiales paralelas que recuperan los desechos para abrirlos y obtener los preciados metales. Sin ir más lejos, el Consejo de Estado de España denunciaba recientemente un fraude masivo en el reciclaje de estos productos, que en buena parte estarían acabando en manos de chatarreros. La Fiscalía española acusa en parte a grupos, como la Plataforma Europea de Reciclaje, de no estar realizando una correcta supervisión del tratamiento de estos residuos.

Muchos de estos objetos desechados no son manipulados en Europa, sino que son trasladados a otros países más pobres, donde, bajo la indiferencia de las autoridades locales, son descargados y manipulados sin precauciones, con graves consecuencias para la salud de la población.

Greenpeace estuvo en Ghana, donde constató cómo toneladas de computadoras, electrodomésticos y componentes electrónicos de diversos aparatos se acumulan en improvisados depósitos al aire libre, contaminando todo el entorno. Cabría preguntarse si el continente africano es uno de los objetivos principales de las mafias que trafican con este tipo de desechos.

Estados Unidos inscribe la exportación de materiales electrónicos como una forma de reciclaje, algo que la Unión Europea no permite.

En cuanto a América Latina, la región tiene todavía que encontrar una respuesta regional al reciclaje de desechos eléctricos y electrónicos, aunque haya países, como Brasil, Chile o Colombia, que ya han lanzado iniciativas de reciclaje a escala nacional.

Entrevistados: Matías Rodríguez, director de la seccion España de la Plataforma Europea de Reciclaje; Julio Barea, Greenpeace.

 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.