Mundo Ciencia

El cambio climático ya impacta a los países más vulnerables

Audio 12:56
Imágen del huracán Sandy tomada gracias a un satélite, el 26 de  octubre del 2012.
Imágen del huracán Sandy tomada gracias a un satélite, el 26 de octubre del 2012. AFP PHOTO / NASA GOES PROJECT/

A pocas semanas de la Conferencia del Clima de París, la Cop 21, viajamos a tres países, Bolivia, Chad y Bangladesh, a través de tres testigos. Nos cuentan cómo los cambios climáticos afectan concretamente la vida de sus habitantes y están creando conflictos.

Anuncios

Para los expertos sobre el cambio climático el 2050 es una fecha límite y fatal. Pero en el 2015, ya se sienten sus efectos devastadores. Las primeras víctimas son los más vulnerables. En esta ocasión viajaremos de Bolivia, al Chad en África central y de ahí hasta Bangladesh en el sub-continente indú. Para sus poblaciones el cambio climático es concreto y amenaza lo más fundamental: la seguridad alimenticia y el acceso al agua.

Bolivia cuenta con población 10 millones de habitantes, con una superficie de más de un millón de kilómetros cuadrados y un paisaje muy diverso. “Tenemos una parte de nuestro territorio vinculado a todo lo que es la cultura andino, las montañas, el altiplano, tenemos los valles interandinos y todas la regiones amazónicas. Y es en toda su diversidad que el país está sufriendo los impactos del cambio climático con el derretimiento de los glaciares, con muy fuertes inundaciones. El año 2014 ha sido un año negro en cuanto a inundaciones. Al mismo tiempo estamos viviendo situaciones de sequía que afecta la producción alimenticia”, cuenta Elizabeth Peredo, psicóloga social, autora y activista está a cargo del Observatorio boliviano del cambio climático.

La pobreza acentuada por el cambio climático

Si bien Bolivia es el país latinoamericano con la mayor reducción relativa de pobreza. Allí también se cifra el mayor aumento de población vulnerable. Es justamente esta población la más expuesta, según lo cuenta la experta: “La gente más pobre es la que está sufriendo. Una persona que tiene recursos sencillamente se muda del lugar afectado. Pero los más pobres están condenados a quedarse en esas regiones de pobreza o a veces a trasladarse a pueblos cercanos. Lo que ocurre frecuentemente es que se trasladan a las ciudades a aumentar todas las cadenas de pobreza que existen en nuestro país. Ya los impactos del cambio climático están significando un costo para el propio estado”.

Efectivamente, un estudio realizado por la Comisión Económica para América Latina, la CEPAL, advierte que los impactos directos del cambio climático hasta finales de este siglo en Bolivia generarán pérdidas económicas acumuladas de entre 36.822 y 81.219 millones de dólares en el periodo 2010-2100. Es decir una importante fracción del presupuesto del país.

Para enfrentar este desafío, el presidente boliviano, Evo Morales “ha atendido en parte del problema con programas enfocados en la agricultura”, comenta Peredo. “Pero no es suficiente porque la magnitud del daño es mayor de lo que se espera. La rapidez con la que se está dando el agravamiento de este tipo de impactos también es algo que no se esperaba antes.”

Elizabeth Peredo es fundador del Observatorio boliviano del cambio climático y se alarma de sus efectos en los más pobres de su país.
Elizabeth Peredo es fundador del Observatorio boliviano del cambio climático y se alarma de sus efectos en los más pobres de su país.

El instituto observa como la perdida de los glaciares afecta a los sistemas de distribución de agua de las ciudades que dependen en un 15 o 20% de estos glaciares para obtener agua potable. “Nuestros países podrían gastar entre el 3% y el 6% de nuestro Producto Interno Bruto solamente para atender emergencias sin contar con programas de adaptación ni programas de mitigación que son también fundamentalmente necesarios”, se alarme Elizabeth Peredo. Para amenguar las consecuencias de la desregulación climática, aboga sin rodeos por un cambio de civilización. Pero antes de darle la espalda al extractivismo y en sí a la economía liberal, hay que comenzar, según ella por tomar en cuenta a los que conocen el terreno para encontrar soluciones y ante todo a las mujeres, las más vulnerables. “Cuando hay un desastre natural, son las últimas que se quedan y a veces lo pagan con su vida”.

Bolivia, una fotografía de América latina

En Bolivia se aglomeran mucho de las problemáticas que afectan a toda la región. Una región que es indispensable a la estabilidad climática de todo el planeta. Según las cifras proporcionadas por la ONU, las reservas de terreno cultivable más grandes del mundo se concentran en América Latina y el Caribe, con 576 millones de hectáreas, cifra que equivale, aproximadamente, al 30% de su territorio. El 47% de la superficie regional está cubierta de bosques.

El 92% del bosque regional se encuentra en Sudamérica, principalmente en Brasil y Perú. Estos dos países junto con Colombia, Ecuador, México y Venezuela albergan entre un 60 y un 70% de todas las formas de vida del planeta.

En el Chad la sequía va de la mano con los conflictos

De la diversidad de paisajes bolivianos a los extremos del Tchad. Este país de 12, 8 millones de habitantes y una superficie de más de 1 millón de kilómetros cuadrados desde hace muchos años tiene que adaptarse a estaciones muy secas y a una difícil estación húmeda. Pero desde hace varios años la sequía es cada vez más severa y las inundaciones arrasan con todo.

En ese país las comunidades nómadas han aprendido a domar el vasto territorio desplazándose con su ganado en función de las contingencias.

Hindou Oumarou Ibrahim lucha contra los nefastos efectos del cambio climático en el Chad donde la sequía engendra conflictos.
Hindou Oumarou Ibrahim lucha contra los nefastos efectos del cambio climático en el Chad donde la sequía engendra conflictos.

Hindou Oumarou Ibrahim forma parte de esas comunidades. Coordinadora de la asociación de mujeres peul del Tchad observa en su propio patio trasero los efectos las consecuencias de la desregulación climática que van más allá de la desertificación: “El cambio climático engendra crisis, crisis en el medio ambiente claro, pero también humanitaria que desestabiliza las sociedades. Si las sociedades se desestabilizan crea conflictos intercomunitarios que se enfocan en la gestión de los recursos naturales y también en el acceso a esos recursos como el agua y los pastizales. El conflicto entre cultivadores y ganaderos en la franja del Sahel. Y esto claro desestructura a las familias porque los hombres tienen que abandonarlas, salir de sus comunidades para ir a buscar trabajo muy lejos para satisfacer las necesidades de su comunidad. Las mujeres se quedan entonces. Si no pueden enviar a sus familias recursos, se quedan lejos. Eso genera conflictos para las mujeres que se quedan y por saturación ahí dónde los hombres se fueron".

En ese territorio explosivo prospera el grupo terrorista Boko Haram. El mismo que secuestró a decenas de adolescentes en Shibok. La historia de esta organización se desarrolla ante todo en el norte de Nigeria y alrededor del lago Tchad. Este lago esta repartido entre cinco países, entre ellos se encuentra el Tchad claro está. Más de 30 millones de personas dependen de este lago.

De Banglafesh vendrán los refugiados climáticos

Nuestra última escala nos lleva a Bangladesh, ubicado en el subcontinente indú. Toda la costa de este pequeño país asiático está constantemente amenazada por los ciclones. Por su geografía y localización, es un país de facto extremadamente expuesto al cambio climático. Alerta, ya en 1998, Runa Khan fundó la organización Friendship en la capital Dacca. Desde entonces, monitorea los cambios: “El cambio climático es una realidad para nosotros. Y lo peor de sus efectos es la impredecibilidad en nuestro país. La población es pobre. Bangladesh es el país de los 1000 ríos, es muy pequeño y tiene más de 120 millones de habitantes, 40% del país está bajo el agua. ¿Dónde va a ir toda esta gente? Cuando tienes una inundación que sucede una vez al año te adaptas. Cuando se inunda tres o cuatro veces al año lo pierdes todo. Lo mismo sucede con los ciclones. La gente que paga el precio más alto es la más pobre y tiene que desplazarse. Por ahora van a las ciudades, a los pueblos o a la aldea más cercana. Pero mañana cuando no haya más alternativa es ahí cuando el cambio climático es también la realidad de los países desarrollados”.

Runa Kan es la fundadora de la ONG Friendship. Impulsa la movilidad en un país que tiene que convivir con el agua.
Runa Kan es la fundadora de la ONG Friendship. Impulsa la movilidad en un país que tiene que convivir con el agua. Friendship.

Para evitar este éxodo masivo la organización de Runa Kan ayuda a la población a adaptarse haciendo escuelas y hospitales portátiles. Friendship también apoya psicológicamente a todos aquellos que tienen que ser muy móviles para sobrevivir.

Pero esto no basta. Ya sea Bolivia, Chad o Bangladesh, todos los países pobres y vulnerables piden que en la crucial conferencia sobre el clima de diciembre de París, la Cop 21, los países desarrollados no los olviden.

Argumentan que una asistencia financiera sustanciosa es capital para que esos países se doten de planes de adaptación y de resistencia a los efectos del cambio climático que para muchos ya no son un mito.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas