Saltar al contenido principal
Mundo Ciencia

Merci Raymond: la jardinería urbana como promotor de la cohesión social

Audio 15:35
El jardín urbano en la Grand Borne abarca 500 metros cuadrados y está dividido en varias parcelas.
El jardín urbano en la Grand Borne abarca 500 metros cuadrados y está dividido en varias parcelas. © Merci Raymond
Por: Ivonne Sánchez
41 min

Los jardines compartidos son una manera de promover la cohesión social en los barrios populares. Un proyecto de jardinería urbana coordinado por la start-up francesa Merci Raymond en la Grande Borne, un barrio difícil de Grigny, en la periferia sur de París, busca este objetivo. RFI fue a visitar este original huerto cultivado y adoptado por los residentes de este lugar.

Anuncios

Cuando llegamos al barrio de La Grande Borne, a 30 kilómetros al sur de París nos sentimos en otro planeta. Una arquitectura muy especial, mosaicos multicolores en algunas paredes, y un ambiente de pequeño pueblo.

En este extenso sitio de 90 hectáreas hay 3,300 habitaciones donde viven 12 mil habitantes. La arquitectura futurista, se organiza en forma de edificios serpenteantes, no muy altos, rodeados de jardines y algunos mosaicos y obras de arte y fue pensada en los sesentas por el arquitecto Emile Aillaud como una "utopía urbana", donde los niños pudieran jugar sin peligro. 

Vista aérea de la Grande Borne recién construída a fines de los sesentas en la ciudad de Grigny.
Vista aérea de la Grande Borne recién construída a fines de los sesentas en la ciudad de Grigny. © Wikimedia Creative Commons

Esta imagen contrasta con los hechos violentos que a veces pueden ocurrir y es aquí donde tiene lugar un proyecto de jardines compartidos para promover la cohesión social entre sus habitantes.

Aquí puede escuchar el reportaje que hizo RFI en La Grande Borne, en su versión larga:

MAG CIENCIA 2020_09_25 JARDINERIA URBANA COHESION SOCIAL version larga f/v 16'25"

David Fièvre-Robert, encargado de desarrollo social urbano del organismo Grand Paris Sud para las residencias Yvelines-Essonne, es decir, el organismo que administra estas habitaciones de tipo social explica el objetivo de esta jardinería urbana: “Se trata de un proyecto llevado a cabo con y por los habitantes de este reparto ….buscamos mejorar la calidad de vida de este barro, la idea es que los que participan tengan a su cargo una parcela, donde pueden cultivar lo que tienen ganas, que puedan consumir su cosecha, enseñarles a los niños todo lo relacionado a la horticultura, descubrir algunos vegetales y así mejorar el lugar donde viven y también la imagen del barrio”.

La Grande Borne alberga a casi 13 mil habitantes y es un barrio donde hay muchos episodios de violencia.
La Grande Borne alberga a casi 13 mil habitantes y es un barrio donde hay muchos episodios de violencia. © Wikimedia Creative Commons

 

Merci Raymond

Merci Raymond es la empresa  encargada de coordinar este proyecto. Una start-up francesa fundada en el 2015 que busca impulsar una revolución verde llevando a cabo acciones vegetales en zonas urbanas. Se llama Merci Raymond en homenaje a Raymond, el abuelo de uno de los fundadores al que le gustaba mucho la agricultura. Su campo de acción puede ser en zonas urbanas difíciles, pero también rooftops, oficinas, tiendas, la empresa da asesoría para crear espacios consagrados a la agricultura y la jardinería urbana.

Merci Raymond interviene en diferentes contextos urbanos. Aquí un jardín y huerto vertical en una azotea.
Merci Raymond interviene en diferentes contextos urbanos. Aquí un jardín y huerto vertical en una azotea. © Merci Raymond

 

Merci Raymond es una empresa dedicada a la vegetalización en las ciudades, una nueva tendencia urbana.
Merci Raymond es una empresa dedicada a la vegetalización en las ciudades, una nueva tendencia urbana. © Merci Raymond

 

Laila, una jardinera experta

Laila Kamirou es una mujer de 38 años, tiene tres niñas y vive en La Grande Borne desde hace tres años. Ella es una participante activa de este jardín urbano donde se cultivan tomates, plantas aromáticas, frambuesas y calabacines. Ella explica: “Hacemos lo que queremos, sembramos, deshierbamos, regamos….podemos trabajar en el jardín cada vez que pasamos por aquí o en otras ocasiones, simplemente bajamos de nuestro departamento y venimos para ver cómo está el jardín...... es una actividad al aire libre que les gusta mucho a mis hijas, que las ocupa,  y compartimos este amor por la naturaleza, les permite respetar el medio ambiente….este jardín es de todos, bueno, pertenece al Estado, pero todos participamos en él y es una suerte para nosotros tener este jardín aquí, en Grigny.”

Los niños participan activamente en este jardín de La Grande Borne.
Los niños participan activamente en este jardín de La Grande Borne. © Merci Raymond

Jardín adoptado y respetado por sus habitantes

Para el administrador de estas viviendas, David Fièvre-Robert, este jardín urbano,  ha sido adoptado por los residentes de la Grande Borne: “En este espacio que hace dos o tres años estaba totalmente descuidado, había piedras, barras metálicas, no había todo lo que ve ahora, el hotel de insectos, las jardineras, pues desde que implementamos este jardín nada se ha movido, nada ha sido destruido, es una bella prueba que el jardín ha sido adoptado y respetado por los habitantes de este barrio”.

Entrevistados: Antoine Baume, de la start-up francesa Merci Raymond, David Fièvre-Robert, de Grand Paris Sud Résidences Yvelines-Essonne y Laila Kamirou, residente de La Grande Borne.

 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.