Todos a bordo con Tommy Hilfiger en la Fashion Week de Nueva York

Anuncios

Nueva York (AFP)

Tommy Hilfiger ofreció este lunes a sus invitados en la Fashion Week de Nueva York un crucero transatlántico, para una elegante colección con aires marinos y cierta nostalgia por los años 1930.

Hilfiger recreó, en el inmenso Armory de Park Avenue, en Manhattan, el decorado de un puente de crucero, con sus chimeneas y ojos de buey, sobre un fondo de cielo estrellado. No faltaba nada, ni siquiera la bandera estadounidense en la popa.

La colección mujer otoño-invierno 2016 apareció marcada por delicados vestidos de seda y satinados, abrigos, cuellos marinos, suéteres rayados en cuero sobre una falda impresa, pero también mini shorts. Muchos adornos, amplios pantalones de cintura alta con doble fila de botones dorados y mucho azul marino, color obligado.

"Esta temporada, Tommy Hilfiger explora su amor por el universo náutico, visto a través de un nostálgico filtro en el que las influencias navales chocan con el romanticismo de una era desaparecida", señalan sus notas de colección.

Sus siluetas lucían a menudo grandes capas de galones dorados en las mangas, suéteres de cachemira, pero por la noche la feminidad aparecía en todo su esplendor, con livianos vestidos, brillantes pendientes, a menudo una pequeña tiara en los cabellos y bordados en perlas. Y zapatos dorados, a veces con calcetines, para bailar hasta la madrugada.

La modelo estrella del momento, Gigi Hadid, abrió y cerró el desfile.

Tommy Hilfiger, siempre en boga en la Fashion Week, saludó al público y se presentó vestido con una chaqueta con galones en las mangas, inspirada de su colección.

Fue uno de los primeros en desfilar este lunes, en la quinta jornada de la Fashion Week. Carolina Herrera, Thomas Wylde, Phillip Lim, Jeremy Scott y Zac Posen debían exhibir posteriormente sus colecciones.