Turquía no dejará caer en manos de los kurdos la ciudad siria de Azaz

Anuncios

Ankara (AFP)

Turquía no dejará caer en manos de los kurdos la ciudad siria de Azaz, situada cerca de la frontera turca, declaró este lunes el primer ministro, Ahmet Davutoglu, tres días después de que Ankara empezara a atacar a las fuerzas de esa minoría.

"No dejaremos que Azaz caiga. Las Unidades de Protección Popular [YPG, las milicias kurdas] no podrán avanzar hacia el oeste del [río] Eúfrates ni al este [del cantón] de Afrin", dijo Davutoglu.

También reclamó a los combatientes kurdos sirios que se retiren del aeropuerto de Minnagh, que tomaron la semana pasada, en su avance hacia Azaz, en la provincia de Alepo, a menos de diez kilómetros de la frontera turca.

"Las YPG son actualmente de manera clara un peón de la voluntad expansionista rusa en Siria", dijo Davutoglu.

Por tercer día consecutivo, la artillería turca bombardeó este lunes desde su frontera posiciones de las YPG en represalia, según el Gobierno, por disparos procedentes de Siria.

Rusia tachó este lunes de "provocadores" los ataques turcos contra posiciones kurdas y del régimen de Bashar al Asad en el norte de Siria, que -dijo-, amenazan la paz en la región. "Moscú expresa su profunda preocupación sobre las acciones agresivas de las autoridades turcas", dijo en un comunicado el Ministerio de Relaciones Exteriores. Ankara sigue una "línea provocadora", que "está creando una amenaza para la paz y la seguridad en Oriente Medio y más allá", agregó.

Por otro lado, el ministro turco de Defensa, Ismet Yilmaz, desmintió este lunes las acusaciones del régimen sirio de haber enviado tropas y reiteró que Turquía no tiene intención de hacerlo. "No es verdad. No tenemos la intención de enviar tropas a Siria", dijo el ministro el domingo en el Parlamento, citado por la agencia progubernamental Anatolia.

En una carta dirigida a la ONU, el Gobierno sirio acusó el domingo a Turquía de apoyar militarmente a los rebeldes.

Según el Ministerio sirio de Relaciones Exteriores, doce camiones llenos de armas y municiones pasaron de Turquía a Siria escoltados por "un centenar de hombres armados, entre ellos soldados y mercenarios turcos".

Por otra parte, Yilmaz indicó que cuatro aviones de combate F-16 saudíes llegarán en breve a la base turca de Incirlik (sur), en virtud en un acuerdo entre los dos países. El despliegue forma parte de una coalición internacional yihadista dirigida por Estados Unidos, explicó el ministro.

El sábado, el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, explicó que Turquía y Arabia Saudí podrían llevar a cabo una intervención terrestre en Siria contra los yihadistas del Estado Islámico (EI).