Berlín ofrece un programa de guías de museos por y para los refugiados

4 min
Anuncios

Berlín (AFP)

Mohamed al Subeeh era restaurador de arte cuando dejó su hogar en Siria huyendo de los bombardeos que han arrasado la provincia de Idleb, para refugiarse en Alemania.

Hoy, este sirio de 64 años ejerce como guía especial para los grupos de refugiados en el museo Bode de Berlín, a orillas del río Esprea.

En su recorrido puede mostrar a los visitantes una de las obras más importantes del museo: un majestuoso mosaico italiano que data del Imperio Bizantino.

"Yo amaba mi trabajo en Siria. Poder ser guía aquí es un poco como recuperar parte de mi antigua vida", explicó a AFP Mohamed al Subeeh, quien precisó que se lanzó en cuanto supo que la red estatal de museos de Berlín buscaba incorporar refugiados como guías.

Al Subeeh, que llegó a Alemania en agosto de 2015 tras una odisea de 23 días en los que tuvo que cruzar el Mediterráneo en un bote inflable, no termina de creer la suerte que tuvo de trabajar en un museo alemán.

La idea fue de la Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano (SPK) que pensó en armar este programa después de que Alemania acogió el año pasado a 1,1 millones de demandantes de asilo.

En total 19 afortunados pudieron hacer las visitas guiadas, que también son impartidas por refugiados.

- 'Como volver a casa' -

"También hemos aprendido a captar la atención de la gente, para evitar que se aburran durante la hora que dura la visita", dijo contenta Kefah Ali Deeb, una opositora al régimen de Bashar al Asad, que en su país estuvo presa cuatro veces.

Ahora pasea por los pasillos del Museo del Pérgamo, el más prestigioso de la capital alemana. El centro cuenta con una importante colección sobre Mesopotamia.

Kefah valora mucho poder estar en contacto con otros sirios y con iraquíes para hacerles descubrir su propia cultura.

Desde diciembre, más de 3.000 refugiados han participado en estas visitas que mezclan elementos de la historia de sus países de origen con la de Alemania.

Cada visita da el acceso a una colección: el museo de Arte Islámico, el Museo de Antigüedades de Medio Oriente, el Museo de Arte Bizantino, el Museo de Historia Alemana o la Colección de Esculturas, que están en la isla de los Museos de Berlín y en los alrededores.

"Esto me gusta mucho. Para mí es importante ver todo el arte, los colores, los materiales, todo lo que hay aquí. Es un poco como volver a casa", dijo entusiasmado Shadi Zayab.

La iniciativa ha sido tan popular que los organizadores piensan ampliar el programa para incluir "talleres interculturales, para que el público berlinés también pueda participar".

- Alemania, modelo de reconstrucción -

Para Hermann Parzinger, presidente de la Fundación del Patrimonio cultural de Prusia, este programa de integración para los refugiados en el contexto de los museos, bautizado como 'Multaka', es esencial ya que incluye en el programa el arte árabe e islámico "muy importante para la gente que perdió su tierra natal y están ahora en un país extranjero". También incluye un panorama del arte cristiano para que los recién llegados conozcan "la sociedad en la que viven y que a partir de ahora deben comprender".

Parzinger destaca que el Museo de la Historia de Alemania muestra la destrucción completa a lo largo del siglo XX y la reconstrucción. "Esto le da una perspectiva a la gente para que tengan valor y crean en el futuro", destacó.

Bashar al Mohamad al Shahin, que ejercía como guía de museo en su país, incorporó el mensaje. "En las dos guerras mundiales, millones de personas murieron aquí y hubo mucha destrucción. (...) Sin embargo, Alemania volvió a ser un país faro para la democracia, la tecnología y la economía, y de esto debemos sacar algunas lecciones", explicó. "Un día vamos a tener que hacer lo mismo cuando volvamos a casa, vamos a tener que reconstruir nuestra patria", planteó.