Senado anula mandato de legislador que acusó a Rousseff por escándalo Petrobras

2 min
Anuncios

Brasilia (AFP)

El Senado brasileño decidió este martes anular el mandato del exlíder oficialista en la cámara alta Delcidio do Amaral, detenido durante tres meses por el fraude a Petrobras y autor de una explosiva confesión en la que acusó a la presidenta Dilma Rousseff de tratar de entorpecer la investigación.

Los mismos senadores que este miércoles votarán para decidir si abren un juicio de destitución contra la mandataria determinaron por unanimidad la anulación del mandato de Amaral, así como su inhabilitación política durante ocho años, por haber quebrado la ética parlamentaria.

El ya exlegislador se convirtió el pasado 25 de noviembre en el primer senador en ejercicio en ser arrestado desde el regreso de la democracia a Brasil en 1985.

Según la Fiscalía, Amaral había ofrecido a Nestor Cerveró, exjefe del área internacional de Petrobras que está en la cárcel por el escándalo, la posibilidad de fugarse a España y recibir una mensualidad de 50.000 reales (unos 14.500 dólares) para su familia, si no firmaba un acuerdo de colaboración con la justicia.

Los procuradores recibieron una grabación realizada por el hijo de Cerveró, en la que el senador Amaral intentaba convencerlo de su propuesta.

Por los mismos motivos fue detenido igualmente el banquero André Esteves, presidente de BTG, el mayor banco de inversión de Latinoamérica.

Después de pasar 87 días en una prisión de Brasilia, quien fuera el influyente líder del gobernante Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) en la cámara alta abandonó la cárcel en febrero, tras rubricar una polémica colaboración con la Justicia.

En su declaración, Amaral disparó contra casi todos los grandes actores de la política brasileña, desde Rousseff -a quien acusó de haber tratado de comprar su silencio a través de intermediarios- hasta su antecesor Luiz Inacio Lula da Silva, el vicepresidente Michel Temer o el líder opositor Aecio Neves, a los que señaló de haberse beneficiado del megaescándalo de corrupción en Petrobras.

Su incendiario testimonio, tras el que pidió su baja en las filas del PT, impactó como un meteorito en los pasillos de Brasilia a comienzos de marzo, acelerando sin retorno la crisis política que sacude a la mayor economía de Latinoamérica desde hace meses.