La Corte Suprema de EEUU remite cobertura de anticoncepción a corte menor

2 min
Anuncios

Washington (AFP)

La Corte Suprema de Estados Unidos reenvió el lunes a una jurisdicción inferior un caso emblemático relacionado con garantizar la anticoncepción de acuerdo con la ley de cobertura sanitaria conocida como "Obamacare".

En una decisión poco frecuente, la más alta instancia judicial del país se inclinó por no pronunciarse sobre el fondo de este caso que enfrenta al gobierno y a organizaciones religiosas sin fines de lucro.

Sin emitir "ninguna posición sobre el trasfondo del caso", la Corte explicó que un tribunal menor es "más adecuado" para revisar este sensible tema, en el que se debate el derecho a la libertad religiosa y el derecho de las mujeres a la anticoncepción.

El caso fue reenviado a una corte de apelaciones de Washington, que deberá evaluar los nuevos argumentos adelantados por las partes.

En el caso se enfrentan, por un lado, organizaciones religiosas que se oponen a la anticoncepción -que emplean personal en la gestión de clínicas, universidades y asociaciones caritativas-, y por el otro, las autoridades sanitarias que defienden el financiamiento de la anticoncepción tal como lo garantiza el "Obamacare", programa emblemático del gobierno de Barack Obama.

El Obamacare exime de responsabilidad a los empleadores que plantean objeciones religiosas para financiar métodos anticonceptivos a sus trabajadores, que son entonces asumidas por las compañías aseguradoras y las autoridades médicas.

Pero las instituciones religiosas en la causa consideran que este simple hecho los implica en un acto contrario a sus valores.

El reenvío del caso a un tribunal de menor instancia quita a la Corte Suprema el peso de uno de los casos más importantes que tenía que tratar en su período de sesiones 2015-2016, que culmina en junio.

Con ocho magistrados en lugar de nueve -cuatro conservadores y cuatro progresistas- al alto tribunal le resulta muy difícil resolver los temas.

El problema continuará hasta que no se llene la vacante abierta tras la muerte en febrero del magistrado conservador Antonin Scalia, cuyo sucesor es objeto de una pulseada entre la Casa Blanca y los senadores republicanos.