Ecuador, "preocupado" por el modelo de financiamiento de la CIDH

2 min
Anuncios

Quito (AFP)

Ecuador reiteró su "preocupación" por el modelo de financiamiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), al que señala como responsable de la falta de recursos que enfrenta el organismo, del cual es un duro crítico, informó este viernes la Cancillería.

"El Gobierno del Ecuador ha expresado reiteradamente su preocupación por el modelo de financiamiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, basada en aportes no permanentes, condicionados y direccionados, provenientes de entes privados y Estados externos al Sistema Interamericano", señaló la Cancillería en un comunicado.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Ecuador agregó que "la brusca e inesperada reducción de las aportaciones de dichos donantes ha provocado la grave crisis financiera que ahora atraviesa esa institución".

La Comisión anunció el lunes la suspensión de sus misiones en la región y las dos próximas sesiones de audiencias debido a que "atraviesa una crisis financiera extrema", generada por una caída de los aportes a un presupuesto inestable.

La CIDH además señaló que probablemente no podrá renovar los contratos de 40% de su personal en sus oficinas en Washington.

Ecuador ha amenazado varias veces con retirarse de la CIDH por su supuesta subordinación a Estados Unidos, de lejos el mayor contribuyente del organismo con 2,4 millones de dólares en 2016.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, critica que la sede del organismo se encuentre en Washington, pues señala que Estados Unidos no ha ratificado ninguno de los instrumentos que dieron origen al sistema regional de derechos humanos.

La Cancillería apuntó además que el modelo de financiamiento de la CIDH "ha generado una agenda politizada en el tratamiento, defensa y promoción de los derechos humanos en el continente".

Ante la crisis financiera que atraviesa la Comisión, cerca de 300 organizaciones humanitarias de todo el continente americano formularon un "llamado urgente" a los países de la Organización de Estados Americanos (OEA) para resolver la crisis financiera del organismo.