El Jubileo de los diáconos relanza la cuestión de las mujeres en la Iglesia

2 min
Anuncios

Roma (AFP)

Dos semanas después de que el papa propusiera abrir una comisión para estudiar el acceso de las mujeres al diaconado, el Jubileo de los diáconos, iniciado este viernes en Roma, vuelve a poner sobre la mesa la cuestión del papel de las mujeres en la Iglesia.

El pasado 12 de mayo, el papa Francisco abrió la vía a un eventual acceso de las mujeres al diaconato, al considerarlo "una posibilidad en la actualidad". Su propuesta, hecha en medio de un encuentro con religiosos, había tenido gran repercusión.

El título de diácono, exclusivamente reservado a los hombres en la iglesia católica, implica la posibilidad de celebrar bautizos, bodas y funerales, así como de pronunciar el sermón en la misa.

"Muchas mujeres hacen el mismo trabajo que los diáconos, pero no está reconocido", declaró a la AFP Lucetta Scaraffia, profesora de Historia en la universidad La Sapienza de Roma.

Los historiadores han revelado la existencia de mujeres diaconisas en los primeros siglos del cristianismo. "Jesús pidió a sus discípulos, entre los que había mujeres, ser sus servidores, traducción literal de diácono. Existen desde siempre en la Iglesia", explica a la AFP Marinella Perroni, docente en la universidad pontificia San Anselomo de Roma.

"Después, la Iglesia instituyó esta función y la convirtió en un ministerio como los otros", añade. Los diáconos se encuentran en el primer nivel de los tres ministerios de la Iglesia católica: el diaconado (diáconos), el presbiterado (prelados) y el episcopado (obispos).

Para una parte de la Iglesia, la idea de que las mujeres puedan acceder al diaconado constituye "un peligro, un atentado a la estructura actual de los ministerios", afirma Marinella Perroni, para quien es difícil saber qué intención tenía el papa con su propuesta.

En cualquier caso, la comisión que propuso para estudiar este tema aún no ha visto la luz.