Se esperan dos millones de personas en la marcha del orgullo gay en Sao Paulo

3 min
Anuncios

Sao Paulo (AFP)

Dos millones de brasileños participarán este domingo en la 20° marcha anual del orgullo gay en Sao Paulo, que se propone ejercer presión para que se apruebe una ley de identidad de género en el Parlamento, según los organizadores.

Este proyecto de ley de 2013 establece el derecho a la identidad de género "que puede corresponder o no al sexo atribuido tras el nacimiento" y obliga a los servicios de salud a hacerse cargo de las operaciones de cambio de sexo.

Los representantes de la comunidad lesbiana, gay, bisexual y transexual (LGBT) comenzaron a juntarse a las 10H00 locales (13H00 GMT) sobre la avenida Paulista, en el corazón financiero de la capital económica de Brasil. Se prevé que la marcha termine a las 18H00 locales (21H00 GMT).

La parada gay de Sao Paulo es considerada una de las mayores del mundo. La primera se realizó en 1996 con unos 2.000 participantes, pero hoy es uno de los motores del turismo de estas ciudad con más de 20 millones de habitantes.

Marta Dalla Chiesa, presidenta de la Asociación de Turismo para LGBT -citada por el sitio Uol este domingo- dijo que la semana de la parada gay deja una recaudación de 200 millones de reales (unos 51 millones de dólares) a la ciudad.

Es uno de los grandes eventos anuales, al igual que la Formula 1 y el Salón del Automóvil, añadió.

En el marco de esta marcha se prevén protestas contra el presidente interino Michel Temer, quien asumió tras la suspensión de la mandataria Dilma Rousseff por el Senado, que la somete a juicio político, por lo que se han movilizado más de 1.000 policías.

La militante Viviany Beleboni, de 27 años, anunció a la prensa que desfilará con una biblia en la mano para protestar contra el grupo parlamentario evangélico que bloquea todos los proyectos de ley en favor de la comunidad LGBT.

El 18 de mayo, diputados evangélicos presentaron un proyecto para suspender el derecho de los travestís y transexuales a usar su nombre social en las tareas administrativas públicas. Ese derecho había sido acordado en abril por el gobierno de Rousseff.

Un proyecto de ley para penalizar la homofobia se enfrenta desde hace años a resistencias de las corrientes católicas y evangélicas en el Parlamento. En el país se registran más 300 asesinatos por año por esta causa, según la organización Gay da Bahia.

En 2011, la Corte Suprema reconoció la unión estable de personas del mismo sexo, lo que le garantiza a esas parejas tener los mismos derechos que las uniones heterosexuales.