Críticas de ONG por las políticas migratorias hacia España

Anuncios

Madrid (AFP)

Dos informes publicados por oenegés criticaron la política del gobierno español en materia de Oxfam Intermón, que en su opinión atenta contra los derechos de los refugiados y de los menores en particular.

"España suspende estrepitosamente" en la acogida de refugiados, escribe la organización británica Oxfam Intermón en un comunicado publicado este jueves. Sus políticas de asilo "no sólo incumplen los compromisos adquiridos sino que, en muchos casos, vulneran los derechos de las personas", denuncia.

Según Oxfam, de los 17.387 refugiados que España se comprometió a acoger desde 2015 en virtud de los acuerdos firmados por la Unión Europea, sólo 474 se encuentran realmente en el país.

"Es necesario que el gobierno español abandone su actitud vergonzosa", reclamó la responsable de Oxfam, Paula San Pedro, denunciando también los recortes presupuestarios en materia ayuda humanitaria, del orden del 67% entre 2011 y 2015.

A mitad de los años 2000, España vivió la llegada masiva de inmigrantes en pateras y decidió poner en marcha un "Plan África" firmando acuerdos con las autoridades de los países de origen para aumentar el control sobre la salida de estas embarcaciones a cambio de una mayor ayuda económica.

Oxfam critica el rechazo de solicitantes de asilo, en particular en los enclaves españoles de Ceuta y Melilla en el norte de Marruecos.

El único resultado de esta política "es que las personas se vean obligadas a arriesgar sus vidas buscando rutas más peligrosas, que además enriquecen a las mafias", dijo San Pedro.

El miércoles, el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) difundió un informe anual sobre los centros de internamiento de extranjeros, denunciando las retenciones abusivas de personas que de todos modos no pueden ser expulsados, como los menores.

Estos centros internan esencialmente a extranjeros sin permiso de residencia que se encuentran en medio de un proceso de expulsión. Pero, según la ONG, también se encierra a enfermos, víctimas de trata, menores o solicitantes de asilo.

España recibe regularmente por esta cuestión críticas de las oenegés de defensa de los derechos humanos e incluso por su propio Defensor del Pueblo que denunció en junio la ausencia de adaptación de las directivas europeas de derecho de asilo.

Una portavoz del ministerio de Interior aseguró a la AFP que España "está cumpliendo con sus compromisos" conforme a la acogida de 17.000 refugiados en dos años acordada con Bruselas.

Según una fuente ministerial, en las próximas semanas el país superará los 586 refugiados previstos en una primera fase.