Los países en desarrollo albergan a 65 millones de desplazados

Anuncios

Washington (AFP)

Las personas desplazadas se han convertido en un desafío importante para los países en desarrollo, que albergan al 95% de quienes huyen de una docena de conflictos armados, casi los mismos de hace 25 años, señala un informe del Banco Mundial publicado este jueves.

La presencia de estas poblaciones "afecta las perspectivas de desarrollo de las comunidades que los reciben" y "alimentan las reacciones de xenofobia hasta en los países ricos", escribió el autor del informe, Xavier Devictor.

El Banco apela a las agencias de desarrollo a dar ventajas a los países de acogida con préstamos y donaciones.

Unos 65 millones de personas en el mundo viven "en desplazamiento forzado" lo que significa un 1% de la población mundial. Entre ellos hay 24 millones de refugiados y solicitantes de asilo que han atravesado las fronteras y 41 millones de personas que han sido desplazadas dentro de su país.

Durante los últimos 25 años, son casi los mismos conflictos los que han provocado la huida de la población: Afganistán, Irak, Siria, Burundi, República Democrática del Congo, Somalia, Sudán, Colombia, el Cáucaso y la antigua Yugoslavia.

Siria es el único país que su población desplazada supera el 25%.

El informe subraya que en general el pico del movimiento de estos habitantes se alcanza después de los cuatro años de iniciado el conflicto.

Solamente una cuarta parte de los desplazados (27%) regresa a la región que abandonó. Una gran cantidad va a engrosar las regiones urbanas como Kabul, Juba en Sudán del Sur, Luanda en Angola o Monrovia en Liberia.

Entre los 15 países que reciben a la mayoría de los refugiados figuran Turquía, Líbano, Jordania, los vecinos de Siria con 27% de los refugiados. Pakistán e Irán, vecinos de Afganistán, reciben 16% de los refugiados. Finalmente Etiopía y Kenia, vecinos de Somalia y Sudán del Sur acogen al 7%.

Hay que añadir los países que sufren el desplazamiento interno de su población como Colombia, Irak, Nigeria y la República Democrática del Congo.

Algunos de los países ricos de la OCDE "han abierto sus puertas pero la mayoría son reacios a asumir responsabilidades internacionales en una escala significativa", escribió el autor del informe.

El Banco Mundial propone políticas de ayuda que permitan a los refugiados y desplazados trabajar, ganar un ingreso y desarrollar sus habilidades, la ayuda humanitaria que alcanzó los 22 millones de dólares en 2015 no es suficiente.

En los países ricos los programas de integración han obtenido resultados lentos y moderados. En Estados Unidos se tarda más de 10 años en que un refugiado obtenga un trabajo mientras que en la Unión Europea más de 15.