Un thriller en el Madrid de los "indignados" concursa en San Sebastián

Anuncios

San Sebastián (España) (AFP)

La película "Que Dios nos perdone" es un "thriller de personajes" que pueden despertar ternura, aunque poseen un comportamiento discutible, afirmó el lunes su director Rodrigo Sorogoyen, tras presentar la cinta a concurso en el Festival de San Sebastián.

Ambientada en Madrid en 2011, cuando la ciudad bullía por el movimiento de los "indignados" y la visita del Papa, el salto al cine de gran público de Sorogoyen relata la historia de una pareja dispar de policías que frenéticamente buscan a un asesino en serie de ancianas.

Interpretados por Antonio de la Torre y Roberto Álamo, un detective de homicidios tartamudo al que le cuesta expresarse y otro propenso a los ataques de ira, respectivamente, están tras la pista del asesino, un joven con una relación patológica con la madre.

"Hemos intentado crear un thriller donde estos personajes solitarios, que a veces dan ternura, se comportan algunas veces de forma discutible, debido a la soledad", explicó Sorogoyen en rueda de prensa tras la presentación de la película en San Sebastián (norte de España).

"Para nosotros era tan importante la trama policial como la trama de los personajes", abundó Sorogoyen, que para su tercera película se inspiró en el caso del asesino apodado "Mataviejas", condenado a 400 años por matar a al menos 16 ancianas a finales de los ochenta.

"Cuando leí (el guión), me emocionó hasta las lágrimas, pensando qué morbo y qué excitación hacer este personaje" del inspector Alfaro, dijo Álamo, conocido por las comedias "Días de fútbol" y "La gran familia española", o dramas como "La piel que habito" de Pedro Almodóvar.

De su lado, De la Torre dijo que para el rodaje trabajó de cerca con expertos en tartamudez para poder recrear las dificultades para expresarse del perspicaz detective que encarna.

Haber situado la cinta en la capital española en momentos en la época del movimiento ciudadanos de los "indignados" ante la crisis y la invasión de peregrinos por la visita del Papa, sirvió para "darle una personalidad distinta al thriller", dijo Sorogoyen.

"Que Dios nos perdone" compite con otras dieciséis películas por la Concha de Oro, máximo galardón del Festival de San Sebastián, considerado el más influyente del cine en español, que cerrará con la premiación el sábado.