Saltar al contenido principal

Actor chileno recuerda su exilio en París con obra sobre migrantes en el Mediterráneo

3 min
Anuncios

París (AFP)

El actor chileno Óscar Castro, que regenta hace años un teatro en los suburbios de París, decidió adaptar una obra que escribió contando las vivencias de su propio exilio al drama que viven miles de migrantes que cruzan el Mediterráneo huyendo de la guerra, la violencia y la pobreza.

"En esta odisea teatral, una tormenta violenta deja a los dos protagonistas abandonados en medio del mar donde se cruzarán con el indio Amaru que tiene por misión ayudar a estos dos hermanos que salieron de Malí en búsqueda de la tierra prometida", dijo Óscar Castro, autor del libreto de "L'indien qui marche sur la mer" (El indio que camina sobre el mar).

Castro, un septuagenario de mirada triste y ojeras marcadas, entra en escena con un cinto tradicional mapuche en la cabeza: es el indio que camina sobre el mar.

Habla francés con un marcado acento que el semanario satírico Le Canard Enchainé consideró "como para limar con cuchillo".

En el escenario, se introduce en el sueño de Madi, un migrante que en medio de la travesía cae inconsciente.

- Sin papeles en escena –

En la vida real, el protagonista de la odisea se llama Madi, como en la obra. También es originario de Malí y para llegar a Francia tuvo que cruzar el Mediterráneo. Hoy sigue sin papeles.

"Me gusta mucho esta obra porque habla de mi historia", contó a la AFP Madi, quien reconoció que hay noches en las que le resulta difícil subirse al escenario y revivir la pesadilla que sufrió.

Toda la obra es narrada por François Essindi, un músico camerunés de 46 años.

Este año, al menos 4.742 migrantes han muerto intentando cruzar el Mediterráneo, según datos de la ONU.

Castro fundó el teatro hace 50 años en Chile, pero después del golpe militar en 1973 fue encarcelado y pasó dos años en un campo de concentración. Su madre, una mujer de derecha, fue a visitarlo y fue retenida por los militares. Hasta hoy sigue desaparecida.

Entonces decidió crear una obra en la que personificaba al alcalde de la ciudad que vivía sitiada por alambradas, que la protegían de un mundo exterior hostil, donde había una dictadura. En la obra, los únicos libres eran los presos y esa fantasía tenía efectos terapéuticos.

"Un día, un preso me dijo: 'ya no cuenten más chistes, que me duele cuando me río'", explicó. El prisionero había sido salvajemente torturado por los militares, pero esa noche no pudo contener la carcajada.

- 'Todavía somos lobos' -

Cuando lo liberaron se exilió a Francia e instaló su teatro Aleph en la localidad de Ivry-Sur-Seine.

Lamenta que hoy la acogida de los refugiados no sea la misma que la que él recibió.

"Era otra época porque era gente de izquierda la que venía de América Latina. Aquí había una izquierda fuerte. Había solidaridad", afirmó.

El actor chileno usa una metáfora para explicar la barbarie.

"Para que el lobo se transformara en perro tuvieron que pasar 10.000 años, entonces para que el ser humano se transforme en humano todavía falta. Todavía somos lobos", dijo antes de darse la vuelta para seguir atendiendo a sus invitados, a quienes después de la obra agasaja con un plato de sopa y una copa de vino.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.