Los parisinos que tachan de "excesivo" el desembolso por Neymar

3 min
Anuncios

París (AFP)

Si bien la llegada del brasileño Neymar ha generado una ola de entusiasmo entre los seguidores del París Saint-Germain, otros muchos parisinos no ven bien, en general, el multimillonario desembolso que ha hecho el club por el delantero.

"¡Pagar una suma de dinero como esa por un solo hombre es excesivo!", manifiesta Maurice, un parisino de 72 años que, si bien reconoce "no saber nada sobre fútbol", expone una teoría según la cual "el dinero ha matado al deporte".

"Los jugadores ya no compiten por su club. Pasan de equipo en equipo y solo están preocupados por aumentar su salario. ¡Ya ni siquiera sienten nada por la selección nacional!", lamenta, al tiempo que reconoce que la llegada del astro brasileño "supondrá al menos un poco de dinero en las arcas del Estado gracias a los impuestos".

Neymar da Silva Santos Junior firmó el jueves un contrato de cinco años con el PSG, que pagó por él al Barcelona la suma récord de 222 millones de euros. Además, su salario anual rondará los 30 millones.

Pero no solo el dinero que ha implicado el 'fichaje del siglo' levanta ampollas. También el despliegue mediático. "Francamente, que Neymar venga no es la noticia del año. Me molesta que no se hable de otra cosa en la televisión, la radio y los periódicos. El fútbol ni siquiera es una prioridad", apunta Élodie, una madre de familia de 35 años.

- 'Neymar, ¿quién?' -

Una cobertura que, sin embargo, no alcanza a todos por igual. "Neymar, ¿quién?", se pregunta Angelica, de 56 años, totalmente ajena al fenómeno mediático que ha supuesto el fichaje del capitán de la Verdeamarela. "A mi edad se prioriza la información", explica.

"Antes de esta mañana ni siquiera lo conocía", tercia Isabelle, una joven parisina que cree que las cifras del traspaso "están desconectadas de la realidad".

"En cinco años, va a ganar un millón de veces el Smic (salario básico francés), mientras que muchos otros solo lo 'tocan' muy de vez en cuando", denuncia.

"Es lo que vale", replica por su parte Benroy, de 22 años y seguidor del PSG, que guarda su turno desde hace horas frente a la tienda del equipo, en la Avenida de los Campos Elíseos, para comprarse la camiseta del nuevo ídolo, por la que pagará 100 euros.

Para este joven residente en Cergy (en el extrarradio parisino) la llegada del delantero brasileño "es un sueño".

"Neymar en París es simplemente mágico. Yo ya estuve aquí (en la tienda) cuando vino Ibrahimovic, pero esto es todavía más grande".

"Hay gente que se critica el salario de Carlos Ghosn, el presidente de Renault, pero al menos él da empleo a millones de personas, mientras que a Neymar le van a pagar solo por darle patadas a un balón", se queja Cyrille, de 48 años.

"Creo que todo el mundo está de acuerdo en lo indecente que resultan las cifras que están en juego. Pero bueno, quizá este joven del que todo el mundo habla sea solidario. ¿No?", confía Angelica.