Kasparov, rey del ajedrez, vuelve a sumar un nuevo capítulo a su leyenda

4 min
Anuncios

San Luis (Estados Unidos) (AFP)

El tiempo ha blanqueado su cabello, pero sigue proyectando un aura de ganador. Garry Kasparov, cuyo genio marcó la historia del ajedrez, sale este lunes de su retiro para un último desafío: competir contra la nueva guardia... o cederle la antorcha.

Doce años después de retirarse del circuito para desafiar en el terreno político a Vladimir Putin, uno de los mejores jugadores que ha movido piezas en las 64 casillas, regresa a sus 54 años a dar guerra en un torneo oficial en San Luis, en el centro de Estados Unidos.

El retorno de quien fuera campeón del mundo entre 1985 y 2000 ha electrizado al universo del ajedrez, pero será breve: Garry Kasparov ya ha anunciado que no es más que un "paréntesis de cinco días" que comienza el lunes a las 13H00 locales (18H00 GMT), a orillas del Mississippi.

"No pienso volver" definitivamente a la competición, reiteró la noche del domingo durante una ceremonia oficial en San Luis, autoproclamada capital estadounidense de los ajedrecistas.

"Me di cuenta de que esto es serio. Soy la presa más deseada en la historia del ajedrez", dice con ironía esta celebridad nacida en Azerbaiyán, y a continuación apreta las mandíbulas: "Voy a jugar y a luchar".

Aunque fugaz, la posibilidad de ver o volver a ver al "Ogro de Bakú" en acción ha transformado la ciudad de Misuri, especialmente el barrio de moda, donde se llevará a cabo la competencia llamada 'Rapid and Blitz', donde se refugian los admiradores de Kasparov, venidos de todos los rincones de Estados Unidos y del mundo.

- Un sueño -

El primer enfrentamiento del ruso en esta competición, incorporada recientemente al circuito, coincide casualmente con ese día de 1985 en el que Kasparov se convirtió en el campeón mundial más joven de la historia al vencer a su compatriota, el veterano Anatoli Karpov, quien fue a partir de entonces su peor enemigo en el juego.

Ahora es él el veterano que da la cara a su joven compatriota Serguéi Kariakin, de 27 años, gran esperanza del ajedrez que se defendió con uñas y dientes del número 1 mundial, Magnus Carlsen -ausente de este torneo-, en la final de último campeonato del mundo, en Nueva York.

"Es uno de los más grandes jugadores de la historia. Era uno de mis sueños jugar contra él", confesó Kariakin a propósito de Kasparov el domingo poco antes del sorteo que definió que ambos se enfrentarían.

Como él, todos los jóvenes jugadores del torneo, de diez participantes, tomaron su turno al micrófono para declarar su admiración hacia quien dominó sin fisuras su disciplina durante casi dos décadas.

Aunque participó en varios partidos de exhibición en los últimos años, Garry Kasparov "no debería ganar" el torneo, anticipa el francés Maxime Vachier-Lagrave, quien venció al noruego Magnus Carlsen la semana pasada durante la Copa Sinquefield, la principal del circuito mundial que antecede a 'Rapid and Blitz'.

- Juego de tronos -

En esta competición, caracterizada por partidos rápidos, la falta de entrenamiento supone un riesgo para el ruso, que cuenta sin embargo con su "instinto", analiza el número 2 mundial, con quien la AFP se reunió en San Luis después de haber ganado el Sinquefield el viernes.

Pero no hay que subestimar al excampeón del mundo, advierte Maxime Vachier-Lagrave, que lo enfrentó hace seis años en un encuentro amistoso y que recuerda "su voluntad de combate en cada jugada" de aquel partido, que a la postre ganó Kasparov.

¿Sus posibilidades de victoria esta semana? "Sería poco realista pensar que yo podría recuperar mis facultades de la época, como sería ingenuo pensar que puedo recuperar mi cabello", bromeó Garry Kasparov la noche del domingo, visiblemente relajado.

Si gana, se comprometió a destinar los 150.000 dólares reservados al vencedor a promover el ajedrez en África.

Unas horas antes de escribir la historia del ajedrez de nuevo, Garry Kasparov ha prometido "entrenar duro": "Esta noche voy a ver el nuevo episodio de Juego de Tronos".