La CPI considera que un yihadista malí causó daños por 2,7 millones de euros en Tombuctú

2 min
Anuncios

La Haya (AFP)

La Corte Penal Internacional (CPI) consideró este jueves que el yihadista malí Ahmad al Faqi al Mahdi causó daños por valor de 2,7 millones de euros al ordenar la destrucción de los mausoleos de Tombuctú en 2012 y ordenó indemnizar a las víctimas.

"La cámara ordena indemnizaciones individuales, colectivas y simbólicas para la comunidad de Tombuctú, reconoce que la destrucción de los edificios protegidos causó el sufrimiento a personas en todo Malí y en la comunidad internacional y considera a [Ahmad al Faqi al] Mahdi responsable de la indemnización por valor de 2,7 millones de euros", declaró el juez Raul Cano Pangalangan al leer su decisión.

El tuareg Mahdi había sido condenado en septiembre a nueve años de cárcel por "dirigir de forma intencionada ataques" contra la puerta de la mezquita Sidi Yahia y contra nueve de los mausoleos de Tombuctú, inscritos en el patrimonio mundial de la UNESCO.

Aunque el yihadista no pueda pagar la cantidad reclamada, la Corte "no está de acuerdo con que [su] indigencia (...) tenga un impacto en la orden de indemnización" y anima al fondo para las víctimas, un órgano independiente financiado por contribuciones públicas y privadas, a "completar cualquier indemnización individual o colectiva" y a recaudar dinero para tal fin.

Mahdi, nacido hacia 1975, era miembro de Ansar Dine, uno de los grupos yihadistas vinculados a Al Qaida que controlaron el norte de Malí durante cerca de 10 meses en 2012, antes de ser expulsados en su mayoría por una intervención internacional iniciada en enero de 2013 por Francia.