Ulemas tunecinos rechazan la igualdad de género en la herencia

2 min
Anuncios

Túnez (AFP)

Ulemas tunecinos rechazaron este jueves la propuesta del presidente, Béji Caïd Essebsli, de instaurar la igualdad entre hombres y mujeres en materia de herencia, juzgándola contraria a los preceptos del islam y "peligrosa" para la sociedad tunecina.

El jefe del Estado anunció el domingo haber formado una comisión encargada de estudiar "la cuestión de las libertades individuales" y "la igualdad en todos los ámbitos", incluido en materia de herencia.

Las mujeres heredan en general la mitad de lo que reciben los hombres, conforme a lo estipulado en el Corán.

Caïd Essebsi también pidió al Gobierno retirar una circular de 1973 que impide el matrimonio de tunecinas musulmanas con no musulmanes.

Estas dos cuestiones son desde entonces objeto de encendidos debates.

Se trata de "una violación flagrante de los preceptos" del islam, denunciaron en un comunicado imanes y especialistas de la sharía (ley islámica).

"La herencia en el islam está claramente explicada en el Corán" y "no puede ser ni modificado ni interpretado", declaró durante una conferencia de prensa el exministro de Asuntos Religiosos Noureddine Khadmi.

El exmuftí de la república Hamda Saïd criticó por su parte una propuesta que quiere poner fin a "un consenso de 1.400 años".

Querer cambiar los textos que determinan la herencia "es como decir que Dios ha sido injusto con la mujer, lo que es completamente falso puesto que hay varios casos en los que la mujer hereda más que el hombre", afirmó por su parte Fatma Chakout, profesora en la universidad islámica de la Zitouna.

El jeque Abdallah el Oussif, doctor en Ciencias Islámicas, consideró la propuesta "peligrosa" porque puede dividir a la sociedad.

La cuestión de la igualdad entre hombres y mujeres en materia de herencia es una cuestión muy sensible en el país.

En 1965, Túnez adoptó un Código de Estatuto Personal (CSP) que acordó varios derechos a las mujeres y abolió la poligamia y el repudio. Desde entonces, es considerado como pionero en el mundo árabe en materia de derechos de las mujeres.