Condenan a militares por asesinatos y desapariciones en un cuartel militar en Perú

3 min
Anuncios

Lima (AFP)

Un tribunal peruano condenó esta madrugada a un grupo de militares que hace tres décadas desaparecieron, torturaron y asesinaron a 53 personas en un cuartel militar en la ciudad andina de Huamanga, aduciendo que eran integrantes de la guerrilla Sendero Luminoso.

La mayor sanción, de 30 años de prisión, efectiva recayó sobre el jefe del Batallón "Los Cabitos", el exteniente coronel Humberto Orbegozo.

El jefe del Destacamento de Inteligencia de Ayacucho, Pedro Paz Avendaño, fue condenado a 23 años.

El juez Ricardo Brousset que presidió la Sala Penal Nacional, ordenó la inmediata captura de los militares acusados de asesinato y que no se presentaron a la lectura de la sentencia.

El jefe de estado mayor administrativo, el coronel Roberto Saldaña fue absuelto de culpa.

Por otro lado, el tribunal se reservó el juicio a los coroneles Carlos Briceño y Carlos Millones por problemas de salud.

Durante la audiencia, que se inició en la noche del jueves y se prolongó hasta la madrugada de este viernes, se enumeraron los actos de violencia, secuestro, desapariciones, torturas y ejecuciones contra 53 víctimas en el cuartel Domingo Ayarza, más conocido como "Los Cabitos" en 1983.

De este número de víctimas, según la fiscalía, 34 están en condición de desaparecidos, 15 fueron torturados, tres mujeres sufrieron violencia sexual y uno fue ejecutado extrajudicialmente.

Las desapariciones, torturas y asesinatos perpetrados en el cuartel "Los Cabitos" se produjeron en 1983 en la ciudad andina de Huamanga, en la región Ayacucho (sureste), cuando las fuerzas armadas fueron encargadas de la lucha contra la guerrilla de Sendero Luminoso.

En el cuartel "Los Cabitos" había un horno que fue usado para incinerar restos humanos, se mencionó en la audiencia judicial.

"Esta comprobada la existencia de un horno crematorio en la zona de la Hoyada del cuartel Domingo Ayarza", indicó el relator de la audiencia.

El caso fue documentado en su informe final por la Comisión de la Verdad y Reconciliación, en 2003, pero ya existía una investigación fiscal al menos desde un año antes.

En la lectura de sentencia del juicio que se inició en 2011, asistieron familiares de las víctimas que llegaron esta semana procedentes de Ayacucho y miembros de la Asociación Proderechos Humanos, cuyos abogados defendieron a las familias de las víctimas.

Perú vivió entre 1980 y 2000 una guerra contra las guerrillas de Sendero Luminoso y el MRTA que dejó 69.000 muertos, según una Comisión de la Verdad.

En los tribunales peruanos existen aún pendientes decenas de denuncias sobre violaciones de los derechos humanos que involucran a uniformados y grupos armados.