La iniciativa privada no convence en las escuelas de Liberia

4 min
Anuncios

Monrovia (AFP)

En la escuela elemental Cecelia Dunbar, a una hora por carretera de la capital de Liberia, Monrovia, niños de siete años se concentran en su clase de cálculo sentados en bancas de madera individuales.

Cecelia Dunbar forma parte de las 93 escuelas -- 27.000 alumnos en total-- que participan en el "Partnership Schools Programme" (Programa de asociación escolar) lanzado en 2016 por actores privados y el gobierno de Liberia, que financia los gastos de escolaridad.

En un año, los alumnos de esas escuelas mejoraron en un 60% sus resultados en lectura y matemáticas. Una prueba de su éxito, según ambas partes, en un país cuyo sistema educativo es considerado como uno de los menos exitosos del mundo.

"Un alumno de la clase primera (de 6 a 7 años) avanzó dos años en lectura", explica como ejemplo Christina PioCosta-Lahue, directora de Rising Academies Liberia, que dirige 29 escuelas participantes en ese programa.

Las infraestructuras y el sistema educativo de ese pequeño país anglófono de Africa occidental fueron devastados por la guerra civil de los años 1989-2003 y la epidemia de ébola (2014-2016), que causó el cierre de muchas escuelas durante varios meses.

El año pasado, la Unicef clasificó a Liberia en el último lugar del mundo en acceso a la educación. África en general es el continente que presenta el peor resultado en ese campo.

Los problemas más frecuentes en ese país tan pobre son la falta de libros escolares, equipos sanitarios y medios de transportes adecuados, y el hecho de que los padres retiren a sus hijos de la escuela para que contribuyan a los ingresos de la familia.

Las autoridades y los actores privados recibieron con entusiasmo los resultados de un estudio del think tank estadounidense Centre for Global Development (CGDEV) que indica que más allá de la mejoría de los resultados escolares, la motivación de los alumnos aumentó en las escuelas asociadas.

Sin embargo, las ONG y los movimientos opuestos a la privatización de la educación dudan que estas asociaciones puedan mejorar el nivel general de la enseñanza en Liberia, Kenia, Nigeria o Uganda, donde ese tipo de escuelas también fueron creadas.

A causa de la demografía y de la abolición de los gastos en escolaridad en varios países, cada vez más niños africanos van a la escuela.

Más de 20% de ellos están en escuelas privadas, cifra que aumentará, según un informe del consultor Caerus Capital publicado en abril.

- Pobreza y corrupción -

El principal cambio operado en la escuela Cecelia Dunbar se dio en la formación y el acompañamiento de maestros y alumnos, dijo a la AFP su director, Jacob Haiwulu.

Los socios de la escuela "garantizan la evaluación de los alumnos y se ocupan de la formación de los maestros. Hay objetivos para alcanzar", añade.

"El programa debe todavía demostrar su viabilidad para las escuelas liberianas, con presupuestos manejables y un nivel de encuadre continuado, y sin crear efectos perversos en otras escuelas", subraya el informe.

El principal sindicato de maestros de Liberia, que se opuso a la asociación desde el inicio, considera que la cantidad de dinero suministrado a esos programas tenía que dar resultados, cuando había reclamado en vano un aumento del presupuesto de la educación pública.

Para muchos maestros, los principales problemas de la escuela son conocidos: pobreza y corrupción.

La William V.S. Tubman High School de Monrovia, uno de los establecimientos más famosos del país, dispone de algunos ordenadores, un restaurante y servicios sanitarios, equipos de los que carecen la mayoría de las escuelas.

- Embarazos precoces -

"Tenemos muchas estrecheces financieras... y por eso contamos con los organismos internacionales para ayudarnos a solucionar las necesidades de los ciudadanos", dice Gbovadeh Gbilia, viceministro de Planificación, Investigación y Desarrollo.

Un trabajador social, visitante frecuente del Liceo V.S. Tubman, considera sin embargo que la pobreza frena todavía las capacidades de aprendizaje y conduce a los niños a abandonar la escuela.

A veces los alumnos tienen hambre y no pueden concentrarse en la escuela. Muchas niñas abandonan la escuela desde la pubertad pues temen ir clases cuando tienen la regla porque carecen de protección higiénica o porque quedan embarazadas temprano en un país donde el 30% de las jóvenes tienen hijos antes de los 18 años.