El príncipe heredero saudí acusa a Irán de "agresión" mediante los rebeldes yemeníes

Anuncios

Riad (AFP)

El príncipe heredero de Arabia Saudí, que daba que hablar últimamente por su voluntad de reformas y la purga que lanzó contra personalidades políticas y empresarios de su país, se sumó este martes al cruce de acusaciones con Irán, al que culpó de "agresión directa" en el marco del conflicto en Yemen.

"La implicación de Irán en la entrega de misiles a [los rebeldes yemeníes] hutíes es una agresión militar directa por el régimen iraní y podría ser considerado como un acto de guerra contra el reino", declaró Mohamed bin Salmán, según la agencia oficial saudí SPA.

Irán reaccionó rápidamente por boca de su ministro de Relaciones Exteriores, Mohamed Javad Zarif, que calificó de "contrarias a la realidad" las afirmaciones del príncipe Mohamed.

La víspera, la Arabia Saudí sunita y el Irán chiita -los dos grandes rivales de Oriente Medio- ya habían intercambiado duras acusaciones respecto a Yemen, un país en guerra en el que apoyan a bandos opuestos.

La tensión volvió a subir después de que los saudíes interceptaran el sábado por la noche un misil balístico lanzado hacia el aeropuerto de Riad por los rebeldes chiitas hutíes, respaldados por Irán.

Riad acusó a Irán de haber proporcionado ese tipo de misiles a los rebeldes, unas declaraciones desmentidas por Teherán, que siempre ha negado ayudar a los hutíes y denunció a su vez "crímenes de guerra" saudíes en Yemen.

Desde marzo de 2015, Arabia Saudí lidera una coalición de países árabes sunitas que respalda a las fuerzas gubernamentales yemeníes en su guerra contra los hutíes y sus aliados, que controlan desde 2014 amplias zonas del oeste y el norte del país, incluida la capital, Saná.

El conflicto causó más de 8.650 muertos y unos 58.600 heridos, entre ellos numerosos civiles, y provocó "la peor crisis humanitaria del mundo", según la ONU. El príncipe Mohamed, que también es ministro de Defensa, se considera como el artífice de la intervención saudí en Yemen.

- Amenaza de los rebeldes -

En represalia por el misil del sábado, la coalición dirigida por Riad se reservó el derecho a responder de "forma apropiada" y decidió, entretanto, cerrar de "provisionalmente" todas las fronteras aérea, marítima y terrestre de Yemen para impedir posibles entregas de armas a los rebeldes.

Dicha alianza ya imponía un embargo aéreo al aeropuerto de Saná e inspeccionaba los cargamentos que transitaban por el puerto de Hodeida (oeste), en el mar Rojo.

Tras el anuncio del bloqueo, los rebeldes hutíes amenazaron con atacar puertos, aeropuertos, puestos fronterizos e instalaciones vitales de Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos.

La ONU criticó por su parte la ampliación del embargo y se preocupó por la imposibilidad de llevar ayuda humanitaria al país en guerra.

"Las operaciones humanitarias están bloqueadas tras el cierre ordenado por la coalición dirigida por Arabia Saudí", lamentó el portavoz de la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU en Ginebra, Jens Laerke.

- Trump apoya al príncipe -

La nueva crisis entre Riad y Teherán coincide con una purga sin precedentes llevada a cabo en Arabia Saudí contra príncipes, ministros, exresponsables y hombres de negocios acusados de corrupción.

La operación se lanzó a iniciativa de una comisión dirigida por el príncipe Mohamed, de 32 años.

El presidente estadounidense Donald Trump brindó el lunes su apoyo a las acciones del rey Salmán y de su hijo.

"Confío plenamente en el rey Salmán y en el príncipe heredero de Arabia Saudí, saben exactamente lo que hacen", escribió en Twitter. "Algunas de las personas a las que tratan con dureza llevan años 'exprimiendo' a su país", añadió.

La purga refleja un cambio profundo en la monarquía saudí al romper con el habitual consenso en el seno de la familia real para gestionar los asuntos del país, y al reforzar el poder del príncipe Mohamed que emprendió un amplio programa de reformas económicas y sociales.