Oposición alega fraude y culpa a Ortega de violencia tras comicios en Nicaragua

Anuncios

Managua (AFP)

El Frente Amplio por la Democracia (FAD) de Nicaragua rechazó este miércoles como un fraude los comicios ganados por el sandinismo y culpó al presidente Daniel Ortega de siete muertes violentas, aunque la policía solo confirmó cinco fallecidos.

"Lo que hubo (el domingo) fue una farsa electorera (...) la invalidez de los comicios la dio el pueblo de Nicaragua cuando más del 70% no participó", dijo en rueda de prensa la dirigente del FAD, Violeta Granera.

La principal fuerza opositora consideró que la abstención -el tribunal electoral la situó cercana al 48%- fue "un voto castigo" contra el régimen de Ortega y el sistema electoral que esta "totalmente colapsado".

"El orteguismo volvió a mostrar su voluntad de imponerse por la fuerza de sus truculencias y de la manipulación institucional", denunció el FAD, una alianza de partidos y organizaciones cívicas opositoras de distinto signo político -la principal de ellas es el disidente Movimiento Sandinista de Renovación (MRS), de Sergio Ramírez- a la que el gobierno quitó la personería jurídica.

La agrupación, que no concurrió a los comicios alegando falta de condiciones y transparencia en el proceso, atribuyó la violencia tras los comicios a "repetidos fraudes electorales y a la desesperación de comunidades que se sienten estafados".

La dirigente del FAD acusó directamente a Ortega como "responsable de las siete muertes, de toda la violencia en la costa Caribe y de la persecución de que son víctimas muchos ciudadanos".

Tras concurrir a votar el domingo, Ortega criticó a la oposición por promover la abstención y mensajes de confrontación.

Las autoridades reconocen cinco muertes violentas en "incidentes aislados" en 13 municipios provocados por seguidores de partidos derechistas inconformes con los resultados electorales que le dan al gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) 135 de las 153 alcaldías en liza.

"El camino a la concordia política y la paz social pasa por procesos limpios, transparentes y competitivos" señaló el FAD y demandó una reforma total e inmediata del sistema electoral que asegure condiciones para elecciones libres.