La influyente hija del expresidente de Angola es destituida de la petrolera estatal

Anuncios

Luanda (AFP)

Isabel dos Santos, hija del expresidente angoleño José Eduardo dos Santos y símbolo del nepotismo, fue destituida este miércoles de la presidencia de Sonangol, la compañía petrolera nacional, por el nuevo mandatario del país, Joao Lourenço.

El presidente decidió "destituir de sus funciones a los miembros del consejo de administración" de Sonangol, según un decreto difundido a la prensa.

Este es un importante gesto para Lourenço, quien asumió las riendas del país en septiembre, tras la victoria del partido en el poder en las elecciones generales de agosto de 2017, y quien había prometido en varias ocasiones que rompería con la herencia de su antecesor.

"Nadie estará por encima de la ley", proclamó la víspera de su victoria Lourenço, de 63 años y designado por Dos Santos para sucederlo.

Isabel dos Santos, de 44 años y apodada la "princesa", había sido nombrada presidenta de Sonangol en 2016, generando fuertes críticas de los adversarios de su padre, que lo acusan de haber privatizado la economía del país para favorecer a un puñado de allegados.

- Multimillonaria -

Madre de familia e hija de un guerrillero marxista, Isabel dos Santos encarna a la mujer capitalista africana.

En 2013, la revista estadounidense Forbes la nombró la "primera mujer multimillonaria de África", con un patrimonio calculado en 3.300 millones de dólares en un país en el que un tercio de la población vive bajo el umbral de la pobreza, según el Banco Mundial.

Dirige un inmenso imperio financiero con una parte importante en Portugal, antigua potencia colonial de Angola, según Forbes.

Cuenta con participaciones en empresas de telecomunicaciones (Unitel, primer operador de Angola, y Nos, en Portugal) y bancos (BIC, en Angola, y PBI, en Portugal).

Para la oposición, personifica un sistema corrupto que concentra poder y riqueza.

Dos Santos rechaza haberse enriquecido gracias a la posición de su padre, quien dirigió desde 1979 hasta el pasado agosto Angola, primer país productor de oro negro del continente africano, junto a Nigeria.

"No recibo financiación de ningún dinero ni fondo público", aseguró al Wall Street Journal a inicios de 2016. "Siempre he querido desenvolverme sola, sin estar a la sombra de mis padres".

Según el decreto presidencial, Dos Santos será reemplazada al frente de Sonangol por el ex secretario de Estado de Petróleo Carlos Saturnino.

- "Quiero continuar" -

La salida de Isabel dos Santos es una sorpresa, ya que ella misma había afirmado en varias ocasiones que quería conservar sus funciones al frente de Sonangol.

"La presidencia de Sonagol no depende del proceso electoral [...] yo quiero continuar", aseguró antes de las elecciones de agosto.

La compañía petrolera nacional está muy debilitada por la caída del precio del crudo.

Desde el final de la guerra civil, en 2002, el petróleo proporcionó a Angola un excepcional crecimiento de dos cifras, con un máximo en 2007, del 20%. En la actualidad, su venta constituye más del 70% de los ingresos fiscales del país.

Pero cuando la cotización del petróleo comenzó a flaquear en 2014 puso a Sonagol en aprietos, obligando al Estado a ajustarse el cinturón y arrastrando en su caída a toda la economía del país.