Informe revela política de EEUU ante abusos sexuales a menores en Afganistán

Anuncios

Washington (AFP)

Los militares que sirvieron en Afganistán fueron advertidos de que "no se podía hacer nada" ante el abuso sexual a menores por parte de las fuerzas de seguridad locales, según un informe gubernamental difundido este jueves.

La oficina del Inspector General del Departamento de Defensa revisó las directrices a las tropas desplegadas en Afganistán, tras la publicación en 2015 de historias sobre pedofilia en las filas de la policía y el ejército afganos.

Uno de los temas centrales son los "bacha bazi", una tradición local muy extendida que consiste en usar a un chico joven como esclavo sexual, a quien visitan jefes de guerra, militares y policías, aunque también políticos.

El inspector general entrevistó a varios generales estadounidenses, quienes afirmaron que los comandantes afganos hicieron caso omiso cuando les trasladaron sus preocupaciones ante posibles abusos.

"Las personas que entrevistamos dijeron que les habían contado de manera informal que no se podía hacer nada sobre los abusos sexuales a menores porque, debido al estatus de Afganistán como país soberano, no era una prioridad o que era mejor que la policía local se encargara", señala el informe.

Una persona interrogada afirmó estar al corriente de que un comandante afgano se veía con niños pequeños "por placer".

Los investigadores identificaron 16 presuntos casos de abusos sexuales a menores que involucran a miembros del gobierno afgano entre 2010 y 2016, aunque la falta de directrices a la hora de denunciar impide determinar si se trata de la totalidad de casos.

El inspector general también encontró que, a pesar de que el Pentágono no tenía medidas que abiertamente desanimaran a las tropas a denunciar casos, durante los entrenamientos se identificaba los abusos a menores como "una práctica cultural aceptada".

En septiembre de 2015, el diario The New York Times informó que los militares estadounidenses recibieron la orden de pasar por alto casos de abusos a menores por parte de policías o comandantes, aunque ocurrieran en bases militares.

La AFP dio a conocer el año pasado que los talibanes explotan a los "bacha bazi" para infiltrarse en las filas de las fuerzas de seguridad afganas.

Preguntada sobre el informe del inspector general, la portavoz del Pentágono aseguró que los soldados están obligados a denunciar presuntos abusos.

"Existe un sistema muy concreto en el que lo hacen", dijo.