La UE busca relanzar su "pilar social" contra el euroescepticismo en tiempos del Brexit

Anuncios

Gotemburgo (Suecia) (AFP)

Los mandatarios de una Unión Europea en plena recuperación económica se conjuran este viernes en Suecia para relanzar la cara social del bloque frente al euroescepticismo, cuando su máximo exponente, el Brexit, sigue su curso hacia la salida de Reino Unido en marzo de 2019.

"La dimensión social resurge ahora en Europa, cuando los gobiernos nacionales están también luchando contra el populismo en casa y descubren de nuevo que la cohesión social depende del equilibrio y la justicia", explicó el jueves una fuente europea.

En un frío viernes del otoño nórdico, los líderes se citan en la ciudad portuaria de Gotemburgo en una "cumbre social" sobre "empleos y crecimiento justos", para demostrar que el bloque nacido de las cenizas de la Segunda Guerra Mundial es algo más que un mercado de 500 millones de personas.

La reunión de Suecia, a iniciativa del primer ministro sueco, Stefan Löfven, y el titular de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, es la primera de este tipo desde la celebrada en 1997 en Luxemburgo y, en esos 20 años, las diversas crisis moldearon el bloque de hoy en día.

La unión de 15 países pasó a 28, aunque en 498 días perderá uno de sus miembros, y la herencia de la crisis financiera mundial de 2008 es todavía patente en las desigualdades entre los países, especialmente en los del sur con mayores niveles de desempleo y de deuda.

- 'Historia de éxito' -

Para recuperar la cara social del bloque, los mandatarios prevén respaldar los 20 principios del "Pilar Europeo de Derechos Sociales", una declaración basada en la "igualdad de oportunidades y de acceso al mercado de trabajo", "condiciones de trabajo justas" y "protección e inclusión social".

"Está en nuestras manos dar forma a nuestro modelo social europeo como una historia de éxito en el futuro", dijo la víspera la comisaria europea de Empleo, Marianne Thyssen, quien ya advirtió en febrero que existen trabajadores pobres y que la recuperación no llegó a "todos los ciudadanos".

Los principios del "Pilar Social" estipulan así que "debe evitarse la pobreza de los ocupados" y "las relaciones laborales que den lugar a unas condiciones de trabajo precarias", junto a otras medidas para mejorar la inserción de jóvenes y desempleados de larga duración.

El conocido como 'dumping social' sobrevuela también el ambiente de la cumbre, máxime cuando seis países no cuentan con un salario mínimo y la diferencia en el resto oscilaba a 1 de enero de 2017 entre los 235 euros (278 dólares) de Bulgaria y los 1.999 euros (2.366 dólares) de Luxemburgo, según datos Eurostat.

En una ceremonia a mediodía, el presidente pro témpore de la UE, el estonio Jüri Ratas, Juncker y su par de la Eurocámara, Antonio Tajani, serán los encargados de plasmar con sus firmas el compromiso de los 28 en ese documento que, sin embargo, se quedará en una declaración de principios al no ser vinculante.

- 'Mucho trabajo'... en Brexit -

Un mejor empleo pasa, para la UE, por una mejor educación, aspecto que centrará el almuerzo de líderes sobre un futuro sin Reino Unido y en la que se repasará el programa europeo más exitoso, el Erasmus, que permitió a cinco millones de personas estudiar en otros países europeos en sus 30 años de historia.

Tras ausentarse de la cumbre digital de Tallin, el español Mariano Rajoy sí acudirá a Gotemburgo, mientras que a casi mil kilómetros de allí, en Bruselas, el independentista Carles Puigdemont acude al tribunal que debe decidir sobre su entrega a España solicitada después de ser cesado como presidente de Cataluña.

La gran ausente en esta ocasión es la canciller alemana, Angela Merkel, que intenta cerrar un gobierno de coalición en su país, y todas las miradas estarán en cambio en su par británica, Theresa May, que tiene previsto hablar del Brexit con el jefe del Consejo Europeo, Donald Tusk, en un encuentro bilateral.

"Tusk informará a May que no se alcanzó un escenario positivo, que esto llevará todavía mucho trabajo y que el tiempo apremia", indicó una fuente europea a la AFP, subrayando que también pedirá a la británica "cómo Reino Unido espera avanzar" en las negociaciones de divorcio.