Minera canadiense niega que los muertos en México sean sus empleados

Anuncios

México (AFP)

La minera canadiense Torex Gold negó que las dos personas fallecidas durante un enfrentamiento cerca de su mina en el sur de México hayan sido sus empleados, un caso que resonó en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

"Esas personas no trabajaban en la mina, no son trabajadores y no están involucrados en el sindicato", dijo el miércoles a la AFP Fred Stanford, CEO de la compañía que opera la mina en el estado de Guerrero, una zona en la que el crimen organizado ha afectado a estas empresas.

El sábado pasado, dos personas murieron durante un enfrentamiento en el poblado de Atzcala, a 25 minutos de la mina, en medio de un conflicto sindical.

La Unión de Trabajadores del Acero de Canadá (USW) había dicho el lunes que los fallecidos eran trabajadores de la mina y que la raíz del incidente era "la represión de los derechos laborales en México".

La mina de Torex está bloqueada desde el 3 de noviembre por trabajadores que quieren dejar el sindicato de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) por el Sindicato Nacional de Mineros.

Este último dijo en un comunicado a mediados de noviembre que busca mejores y mayores prestaciones laborales y desconocer a la CTM, sindicato al que, aseguran, la empresa "ha dado su ilegal reconocimiento".

Sin embargo, Stanford dijo a la AFP que solo el 15% de los empleados de la mina participan en el bloqueo y que para cambiar de sindicato hay un proceso legal que deriva en una votación para elegir entre ambas organizaciones.

"Bloquear la mina mientras hay un proceso legal y destruir las vidas de miles de familias es increíble. ¿Por qué hacer eso? Si creen que tienen el apoyo de los empleados que vayan por la votación", dijo el directivo.

Denunció que quienes participan en el bloqueo han intimidado a los trabajadores y agregó que hay un impacto financiero por el paro de operaciones.

"Nuestros gastos continúan por cerca de 500.000 dólares al día y sin ingresos para cubrirlos. También hay pérdidas significativas para las comunidades, el gobierno y el estado", dijo.

- Presión en el TLCAN -

El caso resonó en la quinta ronda de negociaciones del TLCAN entre Estados Unidos, México y Canadá, que se realizó del 17 al 21 de noviembre.

Tras el incidente, Jerry Dias, líder de Unifor, el mayor sindicato de Canadá en el sector privado, pidió que el gobierno mexicano acepte reformas laborales durante la renegociación del tratado vigente desde 1994.

"Desafío al presidente mexicano Enrique Peña Nieto a mostrar coraje y hacer lo correcto, aceptando las reformas laborales propuestas para el NAFTA (TLCAN) para garantizar el derecho a la libre asociación", dijo en un comunicado el dirigente, que en otras ocasiones ha exigido una mejora en los estándares laborales del país latinoamericano frente a los de sus socios.

Dias anunció también que visitaría la zona donde fallecieron las dos personas.

Por su parte, la Unión de Trabajadores del Acero (USW) de Canadá pidió el lunes al primer ministro Justin Trudeau que exija normas laborales durante la revisión del tratado.

Torex Gold opera un complejo de 29.000 hectáreas en Guerrero, uno de los estados más violentos de México pero con gran potencial para la extracción de oro gracias al llamado "Cinturón de Oro", localizado a unos 180 kilómetros de Ciudad de México, en donde opera también Goldcorp.

Guerrero es responsable del 3,73% de la producción minera nacional, por detrás de los norteños estados de Sonora, Chihuahua y Coahuila, según cifras oficiales.