Progreso mínimo y más escepticismo en la reconciliación palestina

Anuncios

Gaza (Territorios Palestinos) (AFP)

Los grupos palestinos abandonaron el jueves El Cairo dando la razón a los más escépticos sobre el futuro de la reconciliación, sin aclarar cómo será el traspaso de poderes en la Franja de Gaza la próxima semana.

Trece formaciones palestinas se reunieron el martes y el miércoles en El Cairo para intentar mantener el impulso de un acuerdo, concluido el 12 de octubre, entre los dos principales grupos, el Fatah laico y el Hamas islamista.

Tras diez años de divergencias, los otrora hermanos enemigos acordaron el 12 de octubre que Hamas, que gobierna solo en la Franja de Gaza, traspase los poderes en este territorio a la Autoridad Palestina antes del 1 de diciembre.

Los delegados en El Cairo concluyeron el encuentro el miércoles por la noche con un comunicado en el que afirman su voluntad de poner en marcha este acuerdo, pero sin dar detalles sobre cómo se aplicará.

Se omiten las cuestiones más importantes, como el control de la seguridad en la Franja de Gaza.

Varios delegados informaron que todos los otros grupos intentaron en vano que Fatah se comprometiera a levantar las sanciones de 2017, impuestas por el presidente de la Autoridad Mahmud Abas para presionar a Hamas.

Los delegados instaron asimismo a las "partes involucradas" a preparar las elecciones presidenciales y legislativas antes de finales de 2018.

Los palestinos de Cisjordania y de Gaza, separados geográfica y políticamente, no han votado juntos desde 2006. Hamas, considerado como terrorista por Israel, Estados Unidos y la Unión Europea, las ganó.

- Crear ilusión -

Privado de la victoria bajo las presiones internacionales, Hamas tomó el poder en Gaza por las armas en 2007, expulsando a la Autoridad Palestina, interlocutora de la comunidad internacional.

En un acuerdo de reconciliación concluido en El Cairo en 2011, las elecciones ya formaban parte de las conclusiones. Tenía que ser el principal objetivo de un efímero gobierno de unión formado en 2014.

Esta vez, el jefe de la delegación del Fatah, Azzam Al Ahmed, admitió en la capital egipcia que no podía garantizar unos comicios en 2018.

Ghassan Khatib, exministro de la Autoridad Palestina, considera por su parte que los partidos buscan crear una ilusión.

Después del acuerdo esperanzador del 12 de octubre, Fatah y Hamas vuelven a sus divergencias. "No pueden volver ants la opinión pública sin nada, así que hacen promesas para más tarde", dice.

Dos millones da gazatíes, asfixiados por las guerras, la pobreza y las sanciones, esperan que con el traspaso de poderes del Hamas a la Autoridad Palestina su situación mejorará.

- 'Acuerdo insignificante' -

Desde el 12 de octubre, Fatah y Hamas no se han puesto de acuerdo sobre el futuro del brazo armado del movimiento islamista: el presidente Abas exige un control completo de la seguridad en Gaza, pero Hamas rechaza entregar las armas.

La frontera con Egipto, cerrada casi de forma permanente desde hace años, acaba de abrirse por primera vez bajo control de la Autoridad, dando un respiro a los gazatíes. Pero los delegados de El Cairo reconocieron que todavía falta mucho para que esté abierta de forma permanente.

"No era optimista", afirma el politólogo Jihad Harb ante los resultados del encuentro cairota. "Creo que las formaciones palestinas alcanzaron lo máximo a lo que podían llegar, a raíz de las circunstancias internas y regionales".

Salah Al Bardawil, un responsable de Hamas presente en El Cairo y citado por los medios, afirmó que la Autoridad había contenido a los delegados para evitar provocar la indignación de Estados Unidos y de Israel.

"Hemos llegado a un acuerdo insignificante y desprovisto de mecanismos", dijo.

Sin desmentirlo, se desdijo de sus afirmaciones pronunciadas según él por tanta emoción.