La policía italiana lanza campaña para reducir la violencia contra las mujeres

Anuncios

Roma (AFP)

La policía italiana lanzó una campaña para reducir el asesinato de mujeres, el "feminicidio", con ocasión del Día de la No Violencia contra las Mujeres que se celebra el sábado en todo el mundo.

El número de asesinatos de mujeres en Italia se mantiene estable desde hace 10 años, mientras que en general los homicidios han disminuido, un dato significativo, según la policía que lanzó la campaña con videos y folletos bajo el lema "Questo non é amore" (Eso no es amor).

De 150 víctimas mujeres en 2007 se pasó a 149 en 2016, lo que representa el 37% de los asesinatos en comparación con el 24% en 2007.

No todos los asesinatos son producto de la violencia contra las mujeres, aunque el número de muertos por agresión sexual o maltrato se mantuvo estable, según las cifras.

Las mujeres víctimas de violencia son reacias a quejarse, por temor a "ser juzgadas" o porque "les da vergüenza contar detalles de su vida íntima", señala la policía en un folleto destinado a ayudar a las autoridades a combatir la violencia contra las mujeres.

La policía creó un sistema para archivar las denuncias o quejas por violencia doméstica, de manera que no se pierda en los meandros de la burocracia el rastro de las denuncias anteriores y poder intervenir de manera más efectiva.

"No es suficiente aplicar la ley, es necesario escuchar a las mujeres, dar información y apoyo necesario para que puedan salir de su condición de esclavización y aislamiento en la que se encuentren", explica el jefe de la policía italiana, Franco Gabrielli, en el folleto.

El folleto cuenta con el aporte de muchas mujeres policías, a menudo en primera línea contra los abusos a mujeres.

"Recuerdo las caras de todas las mujeres que han venido a mi oficina en los últimos años, sobre todo recuerdo sus palabras cuando aseguraban que ellas eran las culpables de lo que les había ocurrido", sostiene Rosaria Maida, comisaria adjunta en Palermo, Sicilia.

La policía se refería a una de las barreras más difíciles de superar para la mujer que sufre violencia doméstica que es reconocer que es víctima de un abuso y que no tiene culpa alguna.