La UE y países de la antigua URSS buscan estrechar lazos frente a una Rusia "hostil"

Anuncios

Bruselas (AFP)

Los líderes de la Unión Europea y de seis países de la antigua Unión Soviética buscan este viernes profundizar sus relaciones en una cumbre en Bruselas, donde no abordarán oficialmente los asuntos de preocupación como la influencia Rusia y la guerra en Ucrania.

La cumbre de la Asociación Oriental se centrará en una lista de 20 objetivos para ayudar a Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Georgia, Moldavia y Ucrania a luchar contra la corrupción, mejorar el Estado de derecho y modernizar sus economías, pero sin garantías de una adhesión todavía al bloque.

Bruselas insiste en que su llamada Asociación Oriental con estos seis Estados "no apunta a ningún país", pero países como Moldavia y Ucrania instaron a la UE a enviar una señal de bienvenida a sus ciudadanos para contrarrestar los cantos de sirena procedentes de Moscú.

Las preocupaciones son crecientes en Europa sobre las campañas de desinformación y los ciberataques procedentes de Rusia para desestabilizar políticamente el bloque, como en el caso de Cataluña según denuncia Madrid, y atraer a los antiguos Estados soviéticos.

A su llegada a la cumbre, la primera ministra británica, Theresa May, advirtió que la UE debe estar alerta contra "las acciones de Estados hostiles como Rusia que amenazan el potencial crecimiento de nuestros socios orientales e intentan destruir nuestra fuerza colectiva".

Aunque sin mencionar directamente a Rusia, la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, aseguró que la asociación de la UE con estos seis Estados es "muy importante" para la "seguridad" del bloque.

- ¿Una 'estrella' a seguir? -

Sin embargo, símbolo de la dificultad para alcanzar consensos en los puntos más sensibles, la declaración final de la cumbre no hará referencia al conflicto entre el gobierno ucraniano y separatistas prorrusos ni a la anexión de Crimea por Rusia en 2014, que fue objeto de una dura condena en el encuentro de Riga en 2015.

Aunque el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, recordó el jueves por la noche que "la UE no reconocerá nunca la anexión ilegal de Crimea", los europeos prefieren poner el acento en esta cumbre en las 20 "ventajas concretas para los ciudadanos" que se comprometen a apoyar.

Ucrania quiere, no obstante, una promesa clara de que el bloque europeo le permitirá unirse un día, con el presidente Petro Poroshenko advirtiendo contra las consecuencias de cerrar la puerta a la membresía frente a la Rusia de Vladimir Putin.

El primer ministro moldavo, Pavel Filip, cuyo gobierno proeuropeo enfrenta una elección el próximo año, urgió a Bruselas a mostrarles la "estrella" a seguir. Moldavia y Ucrania temen que sin una señal clara sus pueblos podrían volver la espalda a la UE y tomar el camino de Moscú, como Bielorrusia.

- ¿Ampliación? Primero, Brexit -

Pero la UE no está de momento por la labor de dar cualquier garantía de una futura adhesión, sobre todo después que Holanda rechazara en referéndum el primer intento de cerrar un Acuerdo de Asociación -marco diplomático- con Ucrania en abril de 2016.

"Esta no es una cumbre de ampliación o de adhesión", aseguró el titular de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, a su llegada, en la línea del primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel, para quien no es el "momento adecuado", máxime cuando deben "solucionar los problemas internos" como el Brexit.

Los países más orientales de la UE quisieron enviar una señal más positiva. "Por supuesto" que Ucrania podrá unirse a la UE "cuando estén listos, pero esto será dentro de mucho tiempo", aseguró la presidenta lituana, Dalia Grybauskaite, cuyo país, al igual que Estonia y Letonia, formaban parte de la extinta URSS.

En la memoria está el dramático giro de la cumbre de la Asociación Oriental en 2013, cuando el entonces presidente ucraniano Viktor Yanukovich rechazó en el último minuto firmar un Acuerdo de Asociación con la UE para volverse hacia Moscú, desencadenando una oleada de manifestaciones proeuropeas previas a la anexión de Crimea y el conflicto en el Este.