Dirigentes africanos y europeos se comprometen contra la esclavitud de migrantes

Anuncios

Abiyán (AFP)

La quinta cumbre Europa-África concluyó este jueves en Abiyán con "el firme compromiso" de los dirigentes de los dos continentes de luchar contra el drama de la inmigración clandestina y sus derivas, como los mercados de esclavos en Libia.

Unos 3.800 migrantes africanos en Libia deben ser repatriados de urgencia, anunció el presidente de la Comisión de la Unión Africana (UA), Musa Faki Mahamat. El equivalente a una pequeña parte del número total de migrantes en Libia, que se sitúa "entre 400.000 y 700.000", según él.

"Las redes de traficantes deben ser neutralizadas" y "una investigación (internacional) se llevará a cabo", declaró el presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, al término de la cumbre.

Su homólogo guineano, Alpha Condé, que es igualmente presidente en ejercicio de la UA, pidió que "fuerzas especiales" sean desplegadas "contra los traficantes de seres humanos".

Estas medidas habían sido anunciadas desde el miércoles por el presidente francés, Emmanuel Macron, tras una reunión de urgencia sobre la cuestión.

Macron había mencionado la evacuación de urgencia de africanos que deseen irse de Libia, la creación de una 'task force' operativa que va a asociar los servicios policiales y de inteligencia, así como una campaña de comunicación para disuadir a los jóvenes de intentar el éxodo.

Tras el escándalo internacional nacido de la difusión de imágenes de un mercado de esclavos en Libia, la inmigración se impuso como tema principal de la cumbre, que reunió miércoles y jueves a unos 80 jefes de Estado y de gobierno así como a 5.000 delegados.

- Desmantelar las redes -

Según el presidente francés, las operaciones de evacuación se pondrán en marcha "en los próximos días o (próximas) semanas".

Es importante "desmantelar las redes y su financiación" ya que los "traficantes de seres humanos" están "profundamente vinculados a los traficantes de armas, de drogas y a los movimientos terroristas que operan en toda la franja sahelo-sahariana", precisó Macron.

También indicó: "Es indispensable reconstruir un Estado perenne" en Libia.

Más de 700 millones de africanos tienen menos de 25 años, es decir el 60% de la población del continente. Cientos de miles de jóvenes desesperados por el desempleo, la pobreza y la ausencia de perspectivas en sus países -pese a los altos índices de crecimiento en algunos de ellos- intentan emigrar hacia Europa cada año.

Las medidas anunciadas en las cumbres constituyen "un verdadero avance, esto tendrá un impacto sobre [el problema de] la esclavitud", reaccionó el director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), William Lacy Swing, que precisa que la OIM ya evacuó a 13.600 migrantes y espera sacar a 15.000 más, alojados en campos gubernamentales libios.

- Mantener cerrada la ruta mediterránea -

"Con la excusa de ayuda humanitaria a los migrantes, el objetivo de Europa es mantener cerrada la ruta mediterránea" de inmigración, atacó por su parte el director de Amnistía Internacional (AI) para Europa, John Dalhuisen.

La cumbre de Abiyán hizo "lo mínimo" para Libia, criticó igualmente la portavoz de la ONG ONE, Friederike Röder, según la cual los dirigentes "reiteran compromisos ya alcanzados, enumeran iniciativas que ya existen", cuando tendrían que haber definido una verdadera estrategia común a largo plazo para hacer frente a la explosión demográfica de África.

Para dar un futuro a la juventud africana, los dirigentes africanos y europeos han convenido "intensificar los esfuerzos para ofrecerle una educación de calidad", declaró el presidente marfileño Ouattara.

También se abordó la cuestión de la seguridad, en un momento en que África Occidental en particular vive un auge de grupos yihadistas, además en parte vinculados a la desesperanza de la juventud africana.

La UE muestra su apoyo al G5 Sahel (Malí, Niger, Mauritania, Burkina Faso, Chad) que intenta poner en marcha una fuerza antiyihadista en esta región, pero cuya financiación es aún insuficiente.

El 13 de diciembre se celebrará en París una reunión internacional, a la que están invitados los "socios claves de la fuerza conjunta, de la UE, la ONU y la UA", para "acelerar el despliegue" de la fuerza multinacional, indicó la presidencia francesa este jueves.