Saltar al contenido principal

Entre Lula y la ultraderecha, el PMDB busca la presidencia de Brasil

4 min
Anuncios

Brasilia (AFP)

A diez meses de las elecciones presidenciales, Brasil tiene dos certezas: la izquierda es de Lula y la derecha del diputado y exmilitar Jair Bolsonaro.

En el medio, está la amplia avenida del centro, que muchos ven como la potencial opción vencedora en octubre de 2018 y por donde quiere transitar el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), del dos veces presidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002).

Ese vasto espacio político por el momento no tiene definido un nombre de peso, en gran parte por la impopularidad del presidente Michel Temer, 77 años, quien con su partido PMDB cosió una alianza de más de 10 fuerzas que comparten una visión liberal en lo económico y conservadora en lo social, bautizada "centrao".

El PSDB mantuvo una prudente distancia de ese grupo, que lideró el impeachment contra la izquierdista Dilma Rousseff (2011-2016) en medio de una grave crisis económica; pero tuvo un rol clave en la construcción del gobierno que se instaló después.

Ahora, se prepara para abandonar el gabinete de Temer y diseñar una estrategia propia de cara a los comicios de octubre de 2018.

Este sábado elegirá al gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin (65), como nuevo presidente y virtual candidato.

De momento, las encuestas le dan la espalda al dirigente del Estado más rico y poblado del país, que ya intentó la aventura en 2006 cuando fue derrotado en la segunda vuelta por el mandatario saliente Luiz Inácio Lula da Silva.

El último sondeo de la consultora Datafolha mostró a Lula con 36% de intención de voto, pese a que arrastra una condena a casi 10 años de cárcel por corrupción que podría sacarlo de la carrera si es confirmada en segunda instancia, seguido por Bolsonaro con 18%.

Detrás, aparecen la ambientalista Marina Silva (10%), tercera en los dos últimos comicios, y más rezagado, Alckmin con un magro 7%. Aún más atrás (1% a 2%) está el otro aspirante a aglutinar el centro, el ministro de Hacienda, Henrique Meirelles.

- Candidato, se busca -

"La necesidad de encontrar un candidato de centro que contraste con los extremos a derecha e izquierda va a movilizar alianzas entre algunos partidos y Alckmin será una pieza fundamental. El escenario está diseñado para una victoria del PSDB", dijo a la AFP Betinho Gomes, diputado de esa fuerza.

La política tradicional brasileña navega en un océano de descrédito por los escándalos revelados por la Operación Lava Jato, sobre desvíos millonarios de fondos públicos hacia los partidos. Y Alckmin está entre los investigados, por supuestamente haber recibido dinero negro de la constructora Odebrecht.

"Tiene chances, pero no son muy auspiciosas. Ningún candidato del PSDB aparece bien colocado en las encuestas y el partido fue afectado fuertemente por las denuncias de corrupción", señaló Fernando Lattman-Weltman, del Instituto de Ciencias Sociales.

Fundado en 1988 como una fuerza de centro-izquierda tras el fin de la dictadura militar (1964-1985), el PSDB abrazó con el tiempo ideas liberales y fue girando suavemente a la derecha.

Su principal espada sigue siendo el expresidente Cardoso (FHC), que mantiene una fuerte influencia en la escena política local.

En 1992, el partido respaldó el impeachment que destituyó a Fernando Collor y en 2016 el de Rousseff. Tras la caída de la dama de hierro brasileña, asumió cuatro ministerios en el gabinete de Temer, pero ahora se apresta a desembarcar.

"El PSDB no está cómodo en el gobierno, dio mucho porque se sintió responsable por el impeachment, pero el partido no es el gobierno. Como FHC escribió más de una vez, tenemos que apoyar las reformas, pero tenemos que tener una identidad propia", dijo el diputado Silvio Torres, aliado de Alckmin.

Gran ganador en las elecciones municipales de 2016 y derrotado ajustadamente en las presidenciales de 2014, el PSDB quiere gobernar Brasil. Para eso, necesitará que se consolide la recuperación económica.

"Si fracasa la recuperación de la economía habrá fracasado todo el movimiento político que llevó a substituir a un gobierno por otro", sentenció Betinho.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.