Saltar al contenido principal

Las iglesias desminadas de Raqa seguirán vacías por Navidad

3 min
Anuncios

Raqqa (Siria) (AFP)

Dos iglesias históricas de Raqa fueron desminadas a tiempo para la Navidad, pero no queda un cristiano para las fiestas en lo que fue el principal bastión yihadista en Siria. Todos huyeron por los combates.

Antes de perder Raqa en octubre, los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) colocaron minas en toda la ciudad, transformada en ruinas por los bombardeos aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos.

Seis desminadores de la organización ROJ terminan su trabajo en dos edificios desfigurados: la Iglesia de los Mártires y la de la Anunciación. Llevan detectores y visten uniforme beis y una cinta roja con una calavera.

Los dos edificios en ruinas han sido desminados pero no habrá misa de Navidad, afirman los responsables religiosos. La inmensa mayoría de los habitantes se ha ido de Raqa, tanto cristianos como musulmanes.

"Como se acercan las fiestas, nuestro objetivo es permitir a nuestros hermanos cristianos que vuelvan para practicar sus ritos religiosos", afirma el asesor técnico de ROJ, Abdelhamid Ayo.

De la céntrica iglesia armenia católica de los Mártires sólo queda el esqueleto de hormigón. Los yihadistas derribaron la cruz de lo alto y convirtieron el templo en una cárcel tras conquistar la ciudad en 2014. Además cavaron un túnel subterráneo para desplazarse.

"Hay miles de minas. Hemos terminado la mitad de Raqa y hasta ahora hemos sacado 1.300", recalca Ayo, de 33 años.

- "Nada más que ruinas" -

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una coalición kurdo-árabe apoyada por Estados Unidos, expulsó al grupo EI de Raqa. Pero sólo unos pocos habitantes se arriesgaron a volver.

"No hay absolutamente nada previsto en Raqa", asegura Butros Mariati, de la diócesis armenia católica de Alepo (norte), de la que depende la iglesia de los Mártires.

"La iglesia está en ruinas", lamenta.

Los miles de cristianos armenios y siríacos que vivían en Raqa representan alrededor del 1% de la población local, en su gran mayoría musulmana sunita.

Cuando el grupo EI llegó en 2014, los cristianos y otras minorías religiosas huyeron por miedo al terror impuesto por los yihadistas bajo los cuales tendrían tres opciones: convertirse, pagar un impuesto o morir.

Entre los pocos civiles que decidieron regresar, uno o varios mueren a diario por la explosión accidental de minas. Un mensaje en los muros de Raqa advierte: "¡Peligro! Minas".

Nayef al Madfaa es uno de los pocos que se aventuró. Lo hizo para verificar el estado de su casa, situada detrás de la iglesia de los Mártires.

"En Raqa no había diferencia entre musulmanes y cristianos. Todos vivíamos juntos, felices", asegura este musulmán que suspira señalando varias casas abandonadas: "Todos los cristianos huyeron de Raqa. Antes había alegría en todas partes, pero nos expulsaron a todos".

"El abeto de Navidad se colocaba en este rincón y los niños entraban en la iglesia con sus padres", recuerda el sexagenario. "Cuando sólo veo destrucción a mi alrededor, me pongo triste".

- Se fueron -

El panorama en la iglesia de la Anunciación, incendiada por el grupo EI, es igual de desolador.

Una alcoba que antes albergaba una estatua de la Virgen María está vacía. "Dios es el más grande. Gloria a Dios", escribieron los yihadistas. Los muros semiderruidos están cubiertos de grafitis similares.

"El EI transformó esta iglesia en almacén de armas. Quemaron libros y biblias", recuerda Mahmud al Jumaa, de 23 años.

"Cuando los combates se intensificaron lo hicieron explotar mientras gritaban 'Dios es más grande que todos los infieles y vamos a hacer estallar esta iglesia para que (Donald) Trump no pueda rezar'" en ella, afirma deteniéndose delante del edificio en ruinas.

También recuerda la época de coexistencia pacífica entre cristianos y musulmanes. "Nosotros éramos vecinos de la iglesia, celebrábamos con nuestros hermanos cristianos sus fiestas y ellos hacían lo propio con nosotros".

"Ahora ya no hay cristianos. Se fueron todos, y con ellos las celebraciones y las bonitas fiestas de Navidad".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.