Saltar al contenido principal

Más allá de Cataluña, Rajoy lucha por hacer adoptar su presupuesto de 2018

4 min
Anuncios

Madrid (AFP)

El gobierno español adoptó este martes el proyecto de presupuesto para 2018, retardado por la crisis catalana y elaborado con una serie de concesiones, entre ellas un alza de las pensiones, para tratar de obtener los apoyos que necesita en el Parlamento.

El objetivo del gobierno es "que la recuperación llegue a todos los españoles, que nadie se quede al margen", declaró el portavoz del ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo, tras un consejo de ministros extraordinario.

El proyecto de presupuesto, que irá al Parlamento el 3 de abril, prevé entre otras cosas un aumento de las pensiones mínimas y de viudez de entre el 1 y el 3%. Una reivindicación que hizo salir a las calles a decenas de miles de pensionistas en los últimos meses en España.

"Esperamos que haya una mayoría que nos apoye (...) el gobierno va a intensificar las negociaciones, hablando con todos los partidos políticos", añadió Méndez de Vigo.

Desde las elecciones de junio de 2016, el conservador Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy es minoritario en la cámara baja del Parlamento. Por ello, la aprobación del presupuesto se ha convertido en un dificilísimo ejercicio de equilibrismo político, que este año se ha complicado aún más con la crisis en Cataluña.

Ya en 2017, Rajoy tuvo que hacer importantes concesiones financieras al País Vasco para asegurarse el apoyo indispensable de la formación que gobierna esta región del norte del país, el Partido Nacionalista Vasco (PNV).

En septiembre, la vía parecía despejada y el gobierno central se disponía a lanzar el procedimiento, pero el referendo ilegal de autodeterminación del 1 de octubre en Cataluña y la posterior agitación política echaron por tierra su proyecto.

A las cargas policiales del 1 de octubre se sumó la intervención de la autonomía catalana adoptada por Madrid el 27 de octubre, horas después de la declaración unilateral de independencia en el Parlamento regional.

Una decisión que no gustó al PNV, sensible a las reivindicaciones del nacionalismo catalán, y que por ello ha dicho alto y claro que no apoyará los presupuestos del PP mientras Cataluña siga tutelada.

- Un coste elevado -

Al aumentar las pensiones para 6,7 millones de jubilados, el gobierno coloca al PNV ante un dilema, ya que las manifestaciones de pensionistas fueron especialmente importantes en el País Vasco.

En ese sentido, Méndez de Vigo dijo que los partidos que no respalden el proyecto de presupuestos "tendrán que explicar a los españoles por qué no lo hacen".

Con esta medida, el gobierno hace también una concesión a su aliado de centro-derecha Ciudadanos, con el que la relación se ha tensado desde que estos han superado al PP en los sondeos.

No obstante, las subidas de las pensiones tienen un coste de 1.000 millones de euros, una decisión delicada teniendo en cuenta que la Seguridad Social aumentó su déficit en 2017. A ese montante se añaden 2.000 millones de euros de rebaja en el impuesto sobre la renta a familias numerosas y personas con ingresos de nivel medio y bajo.

- Elecciones a la vista -

Después de años de incumplimientos, España logró en 2017 respetar el objetivo de reducción de déficit acordado con Bruselas. Ahora, algunos advierten que la trayectoria del déficit podría desviarse con estos gastos.

El diario económico Cinco Días destacó la "peligrosa tentación" que a su juicio supone relajar la disciplina fiscal con la vista puesta en el calendario electoral.

Y es que en 2019 hay elecciones municipales, regionales y europeas, en una España donde uno de cada cuatro votantes es pensionista. En el caso del PP, más del 40% de sus electores son jubilados.

Tras reducir su déficit al 3,07% en 2017, España espera rebajarlo al 2,2% en 2018. De esta manera quedaría por debajo del umbral del 3% del PIB, establecido por el Pacto europeo de Estabilidad y Crecimiento.

"Se trata de un presupuesto de una economía que crece", pero basado en la "prudencia" y la "consolidación fiscal", puntualizó el nuevo ministro de Economía, Román Escolano, asegurando que en 2019 el país será capaz de salir del procedimiento europeo por déficit excesivo.

Un objetivo que habrá que lograr con un crecimiento que, después de superar el 3% en los tres últimos años, será del 2,7% del PIB en este 2018, según las previsiones de los presupuestos, que elevan en dos décimas la proyección anterior.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.