Saltar al contenido principal

El emisario de la ONU llega a Yemen para reunión de urgencia sobre Hodeida

3 min
Anuncios

Saná (AFP)

El emisario de la ONU para Yemen llegó este sábado a la capital, Saná, para unas negociaciones de urgencia sobre Hodeida, un puerto estratégico en manos de los rebeldes hutíes chiitas y escenario de una ofensiva de las fuerzas progubernamentales que podrían causar un nuevo desastre humanitario.

Se teme que la ofensiva contra Hodeida, lanzada el miércoles por las fuerzas progubernamentales, ayudadas por una coalición liderada por Arabia Saudita, empuje a miles de personas a huir y que interrumpa la ayuda humanitaria que llega principalmente a través del puerto de esa ciudad, a orillas del mar Rojo.

Una ayuda fundamental para este país en guerra desde hace tres años, sumido en la "peor crisis humanitaria del mundo", según Naciones Unidas.

Según un corresponsal de la AFP, Martin Griffiths propondría a los responsables de los rebeldes, que controlan la capital, Saná, transferir el control de Hodeida a un comité supervisado por la ONU para evitar nuevos combates.

El emisario de la ONU no hizo ninguna declaración a su llegada.

Desde le miércoles, los combates entre los rebeldes y las fuerzas progubernamentales dejaron cerca de 140 muertos: 118 rebeldes y 21 soldados yemenitas, según fuentes médicas.

El sábado por la mañana, el ejército yemenita afirmó en un tuit haber tomado el control del aeropuerto de Hodeida, al norte de la ciudad, pero un corresponsal de la AFP en el terreno no pudo confirmar esta información.

Un portavoz de la coalición, que suele informar sobre la operación en Hodeida, no respondió a las preguntas de la AFP sobre el aeropuerto.

El viernes, se produjeron combates a 2 km al sur del aeropuerto, según un corresponsal de la AFP.

Además, para impedir que las fuerzas leales enviaran refuerzos a Hodeida por la carretera costera del sur de la ciudad, los rebeldes lanzaron un ataque sobre esta vía matando a 12 soldados, según fuentes militares y médicas.

En la sede de Naciones Unidas, Griffiths instó el miércoles a las partes a la "moderación" y a "comprometerse de manera constructiva" en los esfuerzos de la ONU "para evitar cualquier confrontación militar en Hodeida".

"No existe solución militar para el conflicto", añadió.

- Riesgo de impacto 'devastador' -

Arabia Saudita, sunita y gran rival de Irán (chiita) en la región, acusa a los rebeldes yemenitas de recibir ayuda militar iraní a través del puerto de Hodeida. Irán reconoce ayudar a los hutíes pero niega haberles entregado armas.

Los rebeldes, que oponen una feroz resistencia, recibieron la orden de su jefe de hacer frente a las "fuerzas de la tiranía".

"Hay que desplegar refuerzos para la batalla", lanzó el jueves Abdel Malek Al Huthi. Hay que "transformar la costa oeste en un atolladero para los invasores".

En los últimos días, varias oenegés manifestaron su preocupación sobre las consecuencias de esta batalla, la más importante ocurrida en Yemen desde 2015, cuando las fuerzas progubernamentales recuperaron varias regiones del sur, como Adén.

"La batalla de Hodeida podría tener un impacto devastador sobre los civiles, tanto en la ciudad como en otras partes de Yemen", advirtió Sarah Leah Whitson, directora para Oriente Medio en la oenegé Human Rights Watch (HRW).

El Consejo Noruego para los refugiados afirmó que los habitantes de Hodeida estaban confinados en sus casas. Unas 600.000 personas viven en la ciudad y en sus inmediaciones.

Según el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), miles de éstas podrían huir de la violencia en los próximos días, y varias agencias humanitarias -incluido el CICR- tuvieron que interrumpir sus operaciones allí.

Hodeida es el punto de entrada al territorio yemenita de gran parte de las importaciones y de la ayuda humanitaria.

El director del puerto, Daud Fadhel, indicó el jueves a la AFP que éste seguiría operativo pese a la ofensiva.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.