Cine/Retrospectiva

Wakamatsu entre lo político y lo erótico

Cartel de la retrospectiva Wakamatsu en la cinemateca francesa.
Cartel de la retrospectiva Wakamatsu en la cinemateca francesa. DR
Texto por: Julio Feo
3 min

Del 24 de noviembre del 2010 al 9 de enero del 2011, la cinemateca francesa presenta en París una importante retrospectiva de un cineasta japonés poco conocido por el más amplio público: Koji Wakamatsu. Cineasta conocido por los cinéfilos desde su reconocimiento internacional en el festival de Cannes cuando presentó en la Quincena de realizadores en 1967 su violenta película “Ángeles violados”, con la que la crítica occidental lo reconoció como un poeta del erotismo japonés.

Anuncios

El que fue productor ejecutivo y coguionista de “El imperio de los sentidos” de Nagisa Oshima, obra emblemática del erotismo japonés en 1976, empezó su carrera en el cine a fines de los años cincuenta como ayudante de dirección en la televisión.

Nacido en 1936 Koji Wakamatsu estudió agronomía en su juventud, antes de convertirse en gangster, al entrar en una banda mafiosa de yakuzas en el barrio de Shinjuko en Tokio. Gracias a sus relaciones empezó su trabajo en la producción cinematográfica, al obtener las autorizaciones de rodaje en las calles de la capital.

Así empezó su afición por el cine y su carrera con el rodaje de películas eróticas de serie B, el denominado cine Pink-eiga japonés, cine erótico o porno, rodado con no profesionales. Obras con las que provocó escándalo. Su originalidad fue sin embargo asociar lo erótico a lo político, otorgándole a ese género una nueva dimensión. Un género en el que Takeshi Tetsuji había sido precursor en 1965, con “Nieve negra”.

Desde sus primeras películas se impone Wakamatsu como un especialista del género en la década de los sesenta, con obras como “Dulce trampa”, “Las mujeres salvajes” o “Estrategia erótica”. En 1965 fundó su propia productora, filmando “El secreto detrás del muro”, que fue seleccionada por el festival de Berlín, provocando escándalo con la historia de un joven perverso y “voyeur” en una sociedad japonesa incapaz de ofrecerle un futuro.

Wakamatsu es ganado poco a poco por las ideas de la extrema izquierda japonesa. Su erotismo sadomasoquista, estilo Marques de Sade, se transforma en mensaje político con películas como “El éxtasis de los ángeles”, o “La virgen violada busca estudiante rebelde”. El reconocimiento internacional llegará sobretodo con “Angeles violados” en 1967, y con “Sex Jack” en, 1971.

En 1976 fue coguionista y productor ejecutivo de Nagisa Oshima en “El imperio de los sentidos”, después cesa su actividad como realizador durante largos años. Poeta erótico político maldito del cine japonés, Wakamatsu es censurado y considerado persona non grata en varios países como China, Estados Unidos o Rusia.

El año pasado estrenó en Francia su película “United Red Army” sobre el tema de la violencia política en los grupos japoneses de extrema izquierda, que fueron muy activos a fines de los años sesenta. La película data de 1971. En 2010 acaba de ocupar de nuevo la primera plana de la actualidad cinematográfica con el estreno en Francia de “El soldado Dios”.

La historia de un soldado que regresa a su hogar al terminar la segunda guerra mundial, repleto de medallas pero privado de sus brazos y de sus piernas. Ese hombre gusano, obsesionado por las violaciones colectivas que él mismo cometió se ve ahora privado de poder y a la merced de su esposa. Una relación sadomasoquista se va a desarrollar entre ambos. Un radical mensaje antimilitarista que nos hace pensar en esa obra maestra del género que fue en su día “Johny tomó su fusil” de Dalton Trumbo en 1971.

La retrospectiva que le consagra ahora la cinemateca francesa es la mas importante realizada hasta la fecha de la obra de este cineasta japonés.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas