Saltar al contenido principal
Arte

Los camaradas Superman y Ronald McDonald

Texto por: RFI
2 min

Un grafitero transformó un monumento a la gloria del Ejército Soviético en una efímera obra donde los protagonistas son los adalides del mundo capitalista. El ayuntamiento de Sofía (Bulgaria) denunció un acto de vandalismo y mandó a limpiar la obra.

Anuncios

Y un día el oxidado monumento a la gloria del Ejército soviético se convirtió en uno de los principales polos de atracción turística de Sofía, la capital de Bulgaria. La obra, construida para conmemorar el décimo aniversario de la “liberación” búlgara en 1944, se transformó la semana pasada por obra de un grafitero anónimo en una celebración de la cultura imperialista estadounidense.

Allí donde antes había soldados que iban a librar batalla blandiendo la bandera de la URSS, se podía ahora ver a un Superman empuñando un revólver, dándole ánimos a sus Superamigos: Santa Claus, Ronald McDonald, El Guasón, el Capitán América y unos superhéroes más difíciles de identificar bajo el pabellón estrellado. Debajo de la nueva versión, se podía leer: “Andando con el tiempo”.

La transformación, que aludía probablemente al cambio de ideales en el ex espacio soviético, no le causó gracia al ayuntamiento, que para identificar al autor de lo que considera un acto de vandalismo ha puesto precio a su cabeza: 2.500 euros. Mientras tanto, las autoridades desembolsaron 400 euros para que una empresa de limpieza restituyera a los soldados el brillo de antaño.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.