Saltar al contenido principal
Francia/Literatura

Polémica por un panfleto que elogia al autor de la masacre de Oslo

Anders Behring Breivik durante su juicio, el 16 de mayo de 2012.
Anders Behring Breivik durante su juicio, el 16 de mayo de 2012. REUTERS/Stian Lysberg Solum/NTB scanpix/Pool
Texto por: Alejo Schapire
4 min

Con ‘Elogio literario de Anders Breivik’, el prestigioso escritor y editor de Gallimard Richard Millet ha dejado helado al microcosmos literario parisino. Aunque el autor condena la masacre de Oslo, incurre en una apología de la prosa del asesino, al tiempo que arremete contra la socialdemocracia, la inmigración extraeuropea y el multiculturalismo.

Anuncios

Como cada año con las premisas del otoño boreal, las librerías francesas se ven inundadas por una cantidad ingesta de obras con olor a tinta fresca. En esta oportunidad, 646 novelas, de las cuales 426 son francesas y 220 de origen extranjero, habrán sido publicadas entre agosto y octubre de este año. La cifra, inferior a las dos últimas rentrées (654 novelas en 2011 y 701 en 2010), da lugar a libreros quejándose por la incapacidad de sus metros cuadrados para absorber tanto papel, a ediciones especiales de suplementos para guiarse en la jungla de novedades, a las apuestas para ver quién se quedará por los premios literarios de fin de año, y por supuesto, la infaltable polémica.

En esta ocasión no es Michel Houellebecq versando sobre el turismo sexual o el islam, ni siquiera se trata de una novela, sino de 18 páginas que llevan por título “Eloge littéraire d’Anders Breivik” (Elogio literario de Anders Breivik, ed. Pierre-Guillaume de Roux) del escritor francés Richard Millet. Anders Breivik es el noruego que acaba de ser condenado a 21 años de prisión por la matanza de 77 personas el pasado 21 de julio.

En cuanto a Richard Millet, de 59 años de edad, no se trata de un desconocido en el medio literario francés. Sus pares le reconocen un talento como autor de una obra exigente y su criterio como editor de Gallimard, luego de que publicara las obras de Jonathan Littel (premio Goncourt 2006) y de Alexis Jenni (Goncourt 2011).

Millet dice que no aprueba la masacre perpetrada por Breivik, pero estima que el hecho lleva a examinar la decadencia europea, mientras ensalza la prosa de las 1.500 páginas del manifiesto firmado y subido a internet por el asesino de Oslo. El escritor francés, quien ya se había ilustrado por reivindicar su combate junto a los falangistas libaneses, arremete contra “la tercermundización de la cultura francesa”, el modelo multicultural, supuestamente “invadida por minaretes y best-sellers anglosajones”, resume Le Nouvel Observateur.

Entre las expresiones más chocantes del panfleto levantadas por la prensa, figuran la descripción que Millet hace de Breivik: “Un hijo tanto de las ruinas de la familia como de la fractura ideológico-racial que la inmigración extraeuropea introdujo en Europa”. Además y, sobre todo, la frase “Breivik es sin duda lo que merecía Noruega”. En cuanto a sus víctimas, Millet las califica de “futuros colaboradores del nihilismo multicultural”.

Mientras los medios de izquierda denuncian la “abyección” del panfleto de Millet, autores publicados por Gallimard también han hecho público su repudio, como la escritora Annie Ernaux, quien considera que este texto es “un acto políticamente peligroso”. “La necesidad de una reacción colectiva se plantea para todos los escritores de Gallimard”, añade Ernaux en una entrevista publicada este lunes en Le Monde.

Por su parte, el escritor Tahar Ben Jelloun consideró que Millet “está perdiendo la cabeza”. “Ver un gesto estético en la masacre de 77 jóvenes noruegos es realmente chocante, obsceno”, opinó el autor y periodista Pierre Assouline. Pero “no hay que excluirlo del debate de ideas tratándolo de loco, de fascista -agrega Assouline-, sería convertirlo en un mártir”.

Millet se defiende asegurando que no es racista. "No es el hecho de matar a 77 jóvenes noruegos lo que admiro, es el modo en que preparó sus atentados sin que la policía se diese cuenta de nada (...), la perfección formal de sus actos", dijo ante las cámaras del canal iTélé. "Es tan extraordinario como Bin Laden y las Torres Gemelas de Nueva York", aseguró. "Existe una belleza fascinante del mal", añadió.

Ahora todos esperan la reacción de Antoine Gallimard. El mandamás de la editorial se dijo “chocado” por el texto de Millet, pero aseguró que le “reiteraba toda su confianza como editor”. Gallimard afirmó que tomará una decisión sobre el futuro del autor/editor cuando regrese a París al término de sus vacaciones. Entretanto, el nombre de Millet empieza a sonar como un hipotético y temido “Goncourt 2012”, el premio más prestigioso de las letras francesas.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.