Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

Un medallón para Antoine y Consuelo de Saint-Exupéry en París

Audio 04:11
El Medallón Antoine y Consuelo de Saint-Exupéry en la Plaza de El Salvador en París.
El Medallón Antoine y Consuelo de Saint-Exupéry en la Plaza de El Salvador en París. © María Carolina Piña/RFI
Por: María Carolina Piña
8 min

El nuevo monumento fue instalado en la Plaza de El Salvador, país de donde era originaria la esposa del escritor y piloto francés. Se trata de una ofrenda a la capital francesa de la Embajada de Francia y de la sucesión de Consuelo de Saint-Exupéry.

Anuncios

La obra, un medallón de bronce, fue realizado por la artista salvadoreña Consuelo Suncín Sandoval, viuda de Saint-Exupéry. Ahora este monumento reina sobre la Plaza El Salvador luego de que la embajada de ese país y los herederos de Consuelo decidieran regalarlo en un gesto de amistad entre los dos países.

Antoine y Consuelo de Saint-Exupéry se casaron en la ciudad de Niza, en 1931.
Antoine y Consuelo de Saint-Exupéry se casaron en la ciudad de Niza, en 1931.

La inauguración del Medallón Antoine y Consuelo de Saint-Exupéry se hizo en presencia de la alcalde del 7º distrito de París, Rachida Dati, y del Embajador de El Salvador en París, Francisco Galindo Vélez, así como de otras personalidades.

“Para nosotros es una manera de demostrar la amistad que nuestro países tienen desde hace muchos años. La pareja que formaron Consuelo y Antoine resumían este estrecho nexo. Pero también queríamos recordar a Consuelo, quien fue una gran artista y compañera para Antoine”, destacó Francisco Galindo Vélez.

Galindo Vélez recordó así mismo la inmensa importancia de Consuelo en la obra cumbre de Saint-Exupéry, El Principito. Ella inspiró el personaje de la rosa de la que estaba prendado el protagonista del cuento.

“Todo el relato está impregnado de Consuelo y de su tierra, El Salvador. Los volcanes que se ven en el asteroide B612 son aquellos que Saint-Exupéry conoció en casa de Consuelo, en la ciudad de Armenia. El diminuto planeta de El principito, representa entonces a El Salvador”, explicó el embajador salvadoreño.

El medallón que ahora se expone en la Plaza El Salvador se encontraba en la ciudad de Grasse, en el sur de Francia. Pero los herederos de Consuelo decidieron donarla a la ciudad de París para se expuesta muy cerca de la casa que la pintora habitó luego de la desaparición de su esposo. Consuelo vivió viuda casi 30 años y siempre habló con ternura su vida junto a Antoine aunque recordaba el tormento de vivir con un escritor y piloto de guerra.

“Desde que se conocieron y durante toda su vida estuvieron muy unidos. Antoine le escribió a Consuelo cartas de amor que cualquier mujer le gustaría recibir. Y su último libro, “El Principito” esta lleno de referencias a su esposa. Ella, Consuelo, lo llamaba “su árbol”, y Antoine le decía que ella era la raíz de ese árbol. Al final del libro, cuando el Principito muere, el personaje cae como un árbol. Es decir, que hasta el final del cuento Antoine de Saint-Exupéry puso en escena su vida y su amor por Consuelo, su esposa”, acotó Martine Fransioli Martinez, autora de una biografía sobre Consuelo.

Antoine de Saint-Exupéry desapareció en el mar en 1944, cuando hacía un vuelo de reconocimiento para una operación militar, durante la Segunda Guerra Mundial. De su lado, Consuelo murió en Grasse en 1979, víctima de una crisis de asma. Ella pudo ser testigo del inmenso éxito de El Principito, libro que plasmó, bajo la forma de un cuento infantil, su vida y pasión por Antoine de Saint-Exupéry.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.