Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

El tatuaje se hace arte en París

Audio 04:30
Por: María Carolina Piña

Redifusión. El Museo del Quai Branly de París presenta por primera vez en Francia una muestra dedicada al tatuaje."Tatuadores, tatuados" explora la historia de esta técnica milenaria a través de más de 300 documentos históricos y modernos.

Anuncios

El tatuaje no es sólo un fenómeno de moda o puramente estético. La pintura sobre la piel acompañado al hombre durante toda su historia y ha servido para un sinnúmero de propósitos. Es lo que muestra en sus salas el Quai Branly, museo que presenta "Tatuadores, tatuados", una vasta exposición sobre el universo del tatuaje, su historia y los diferentes usos que ha tenido a través de los siglos.

© Cedric Arnold Courtesy Galerie Olivier Waltman

“Tatoueurs, tatoués” es una celebración del tatuaje como disciplina artística, viva y en constante evolución. La muestra permite descubrir como esta práctica ancestral ha estado presente en todos los rincones del mundo. El término remonta al siglo XVIII cuando la tripulación del capitán Cook observó por primera vez los tatau de Polinesia. Esto marcó el inicio de una fascinación mundial, aunque el primer vestigio se descubrió recientemente con Otzi, un hombre del neolítico adornado con 57 tatuajes, cuyo cuerpo se conservó durante 4.500 años en los Alpes del Tirol, en Francia.

El Quai Branly reunió para esta muestra unas 300 obras históricas y contemporáneas en la primera exposición organizada en Francia sobre el tema. De esta manera el tatuaje hace una entrada triunfante en un museo, lo que representa todo un reconocimiento para esta disciplina que por épocas sufrió de una mala reputación. Su práctica fue reprimida en Europa por el cristianismo. También se usó como instrumento para marcar esclavos en la Roma antigua, o criminales y prostitutas en épocas más recientes.

“Desde finales del siglo XIX la mayoría de los tatuadores se consideraban artistas. O sea que desde hace mucho tiempo ha habido esa reivindicación. Muchos elevaron este oficio a una forma muy artística, desarrollando un estilo y una manera muy particular de ver el cuerpo como un lienzo… hoy en día hay una multiplicación de técnicas y de información entre maestros tatuadores, pero la visión artística siempre existió”, explicó Julien, uno de los responsables de la muestra.

"Tatuadores, tatuados", se explaya en diferentes soportes: textos, fotos, videos e incluso fragmentos de piel humana y piel sintética. Los impresionantes tatuajes de las maras, las bandas delictivas juveniles en los países de América Central, tienen aquí un espacio.

“Lo que es muy llamativo ahora con las maras de América central es que sus miembros están tatuándose cada vez menos. Porque el tatuaje los volvió demasiado visibles para la policía. Entonces lo que comenzó como una marca para hacer notorio su pertenencia a un grupo delictivo, está desapareciendo sobre todo en los más jóvenes, que ya no se tatúan la cara. El fenómeno se está revirtiendo”, agregó Julien.

El Quai Branly dedica una sección a las diferentes técnicas parta tatuar y cómo la invención de la máquina eléctrica, en 1891, permitió mayores detalles y posibilidades. En la presentación a la prensa estuvieron algunos maestros tatuadores muy conocidos, entre ellos, el francés Tin Tin, conocido por haber tatuado a personalidades como Jean-Paul Gautier. Todos reivindicaron un alto nivel artístico en el tatuaje moderno.

“¡Por supuesto que es arte! Implica un desafío artístico y técnico muy importante, que además toma mucho tiempo en ejecutar. Pero también es una disciplina con una historia milenaria. Ninguna otra disciplina puede jactarse de tener una tradición e historia milenariasPero eso es algo que quizás no todos los tatuadores modernos se preocupan en conocer”, aseveró el británico Alex Binnie.

"Tatoueurs, tatoués" puede verse en el Quai Branly hasta octubre de 2015.

© musée du quai Branly, photo Gautier Deblonde

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.