Música

Fallece a los 93 años el guitarrista de flamenco Manitas de Plata

Manitas de Plata durante un espectáculo en 1983.
Manitas de Plata durante un espectáculo en 1983. AFP FOTO DOMINIQUE FAGET

El legendario músico gitano Ricardo Baliardo, considerado el sucesor de Django Reinhardt, murió en la madrugada del miércoles en Montpellier (sur de Francia). Pese a haber vendido más de 90 millones de discos en el mundo, el hombre que se jactaba de haber vivido sólo para la música y las mujeres (tuvo decenas de hijos) murió en la pobreza. 

Anuncios

Ricardo Baliardo, más conocido como “Manitas de Plata”, falleció en la madrugada del miércoles en un pequeño apartamento completamente desordenado y repleto de objetos diversos –entre ellos un disco de oro roto- frente al mar en la ciudad francesa de Montpellier.

Nacido en 1921 en una caravana familiar en Sète (sur de Francia), Manitas de Plata ya tocaba la guitarra a los nueve años, sin saber leer música. De hecho, fue analfabeto toda su vida.

Sus inicios en la música transcurrieron en las terrazas de los cafés de la Costa Azul, donde conoció a otros artistas de la época, como el poeta Jean Cocteau, y posteriormente a la actriz Brigitte Bardot. Entre sus amistades figuraron también Pablo Picasso y Salvador Dalí.

Considerado el sucesor del gran músico gitano Django Reinhardt, Manitas de Plata conoció la gloria tocando en el Carnegie Hall de Nueva York (1965) o en el Royal Albert Hall de Londres. Se estima que vendió 93 millones de discos en todo el mundo, pese a lo cual su vida de despilfarro lo llevó a la pobreza. Supo mantener un entorno de 80 personas y a los 90 años seguía pagando multas al fisco.

Manitas de Plata se jactaba de haber dedicado su vida a sus dos pasiones, la música y las mujeres. Admitió tener "varias mujeres ilegítimas", pero ignoraba cuántos hijos engendró, posiblemente entre 24 y 28. El genial guitarrista reconoció al menos a 13, entre ellos a tres integrantes de los Gipsy Kings.

Su último concierto, antes de que la enfermedad le impidiera seguir tocando, fue en la Feria de las Vendimias de Nîmes (sur de Francia). Su único remordimiento: “Después de mí, ya no queda nadie en Francia. Me preocupa por la música gitana”.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas