La opacidad de la Iglesia llevada al cine

Audio 05:40

El director chileno Pablo Larraín aborda en esta película la oscura temática de los curas pedófilos protegidos por la Iglesia. "El Club" habla de depravación camuflada, perversión y encubrimiento, a través de un singular conjunto de sacerdotes con un pasado lleno de culpas. Esta cinta ganó el Oso de Plata en la última Berlinale.

Anuncios

En una ciudad costera de Chile, cuatro sacerdotes relegados por la Iglesia viven juntos en una casa. Un día reciben a un nuevo inquilino, otro cura retirado de sus funciones ; llegada que va a hacer emerger el pasado de cada uno de ellos.

Esta es la historia de "El Club", última y muy estremecedora película del chileno Pablo Larraín. La cinta habla de las casas de retiro en las que la Iglesia católica coloca a curas acusados de pedofilia. Pero también, la impunidad en torno a estos casos y la carencia de todo arrepentimiento. No se muestra ninguna escena de sexo o abuso.

"Hace unos años vi una foto de una casa en Alemania donde había sido enviado un sacerdote chileno, acusado de abusos sexuales. Er auna casa muy linda, como sacada de un comercial de chocolates suizos. Me llamó mucho la atención que alguien pudiera vivir allí luego de hacer lo que había hecho. Luego me enteré que esas casas existían también en Chile. Conocí a curas que me dieron testimonios anónimos. Así comenzó la investigación que terminó en el rodaje de esta película", dijo Pablo Larraín ante los micrófonos de RFI.

La fuerza de la película reside en el tratamiento cinematográfico construido con un ritmo pausado, tonos azules y grises, paisajes. Una tranquila cotidianidad se resquebraja cuando emergen confesiones sobre violaciones y la imposible represión del deseo. Las horribles descripciones de Sandokan, un joven transtornado y abusado desde la infancia por un cura son el detonante que permite la revelación de las macabras prácticas de los inquilinos del lugar. Por último, las investigaciones de un sacerdote decidido a cerrar la casa de retiro.

Pablo Larraín se ocupa de poner una luz en lo que había sido obscuridad. De hecho, la película comienza con una cita bíblica del génesis: "Y dios separó la luz de las tinieblas".

El director chileno, quien había abordado exclusivamente el tema de la dictadura chilena en sus ultimas películas, hizo un giro de 180 grados con "El Club". Aunque reconoce que existe un hilo conductor con sus trabajos anteriores.

"Quizás sea lo que tiene que ver con la impunidad. Es algo que abordé en mis películas sobre la dictadura. Pero aquí el tema desborda de lo estrictamente chileno o de una época específica. La Iglesia ha funcionado de la misma manera desde hace 2.000 años, encubriendo a culpables. Porque sabe que llega un momento en que es imposible reprimir el deseo. Porque el cuerpo explota", agregó Larraín.

"El Club" de Pablo Larraín, ganadora del Oso de Plata de la Berlinale 2015, se podrá ver a partir de este miércoles en las salas de cine francesas.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Siga toda la actualidad internacional descargando la aplicación RFI